La coordinadora de Anova en Vigo se divide en dos ante la posible anulación de sus elecciones internas


Vigo / La Voz

El conflicto suscitado entre la permanente nacional de Anova y la estructura de dicha organización en Vigo, a cuenta de la prohibición de que cargos gallegos de la formación ocupen algún puesto en la dirección local, ha generado la división de la coordinadora viguesa nacionalista. Antes siquiera de que la cúpula local de Anova reciba a los tres dirigentes designados por la permanente para tratar de conseguir que se cambien los estatutos, la coordinadora viguesa se ha dividido en dos evidenciando el rechazo de unos a admitir sin más la instrucción emitida desde Santiago y otra parte más proclive a frenar el conflicto modificando la polémica norma.

A favor de la postura de concordia se sitúan los miembros del Encontro Irmandiño, formación liderada por Xosé Manuel Beiras, mientras que la FPG y el Frente Obreiro Galego (FOG) pretenden que cualquier propuesta que quiera hacer la permanente nacional de Anova sobre los estatutos locales se plantee y sea votada por la asamblea viguesa.

Tercera postura

Un tercer grupo formado por la mayoría de los militantes independientes y de Esquerda Nacionalista Galega han optado por tomar cierta distancia con el conflicto interno, si bien gran parte de los representantes de estos colectivos, como también de los opositores a la permanente nacional, renunciaron ayer a participar en una reunión de la coordinadora local de Anova para analizar el conflicto y sus posibles salidas.

Desde la dirección gallega de Anova se trató ayer de restar trascendencia a la crisis suscitada con la coordinadora viguesa, indicando que solo está tratando de que se modifique el reglamento local que impide a cargos de la estructura nacional ser designados también al frente de la estructura viguesa. Consideran que una agrupación no puede prohibir lo que es posible en el resto de la asambleas locales de la misma formación, y que además los estatutos y normas de la organización se establecen a nivel gallego.

Asamblea, el sábado

El conflicto surge a unos días de la asamblea que Anova celebrará el sábado en Vigo para elegir a su nueva coordinadora, y en la que no se pudo presentar ningún miembro de la cúpula gallega, en una medida que fuentes de la formación nacionalista reconocen que no se quiere cambiar para impedir que la parlamentaria Consuelo Martínez o el exconcejal de Urbanismo con el BNG, Xabier Toba, ganen más peso en la organización local. Ambos cuentan con la oposición de un sector de la militancia.

Las dos partes en liza asumen que si no se llegan a modificar los estatutos de Anova en Vigo, la permanente nacional podría instar a anular la asamblea que se celebrará el sábado y por tanto la elección de la que será la nueva coordinadora. El grupo que ofrece una mayor resistencia a las demandas de Santiago hizo ayer un llamamiento a las bases a participar en la asamblea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La coordinadora de Anova en Vigo se divide en dos ante la posible anulación de sus elecciones internas