Detienen por el robo en dos coches al abogado vigués cuyo despacho fue atacado

El letrado pidió el «habeas corpus» por detención ilegal y la jueza se lo denegó

El abogado Gustavo García, volviendo ayer a comisaría tras denegarle la jueza el «habeas corpus».
El abogado Gustavo García, volviendo ayer a comisaría tras denegarle la jueza el «habeas corpus».

vigo / la voz

El abogado vigués Gustavo García, que denunció un ataque fascista a su despacho la semana pasada, fue detenido ayer por la Policía Local de Vigo tras sorprenderlo in fraganti cuando intentaba robar en dos coches aparcados a cien metros del aeropuerto de Peinador. Un turismo tenía la ventanilla rota y otro el puente hecho. El imputado admitió que estaba en el lugar porque iba a tomar un vuelo a Berlín. Alegó en un escrito de 4 folios que los agentes lo habían detenido ilegalmente y pidió el habeas corpus, que es el derecho de un detenido a comparecer de inmediato ante la jueza. Por eso, agentes de la comisaría lo presentaron en el juzgado de guardia, el de Instrucción número 3 de Vigo, a las 18 horas de ayer. La magistrada interrogó a los dos policías que lo arrestaron y denegó el habeas corpus por detención ilegal porque no había lugar. El abogado volvió a las 21.45 horas en un coche patrulla a dormir a comisaría. Está previsto que hoy regrese al juzgado por la mañana para declarar por los presuntos robos que le imputan.

Con el puente hecho

El arresto fue a las 9.15 horas de ayer cuando agentes de la Policía Local de Vigo vieron a un hombre de rodillas que tenía el cuerpo medio metido en la puerta de un turismo. Al ver a los patrulleros, el individuo se marchó disimuladamente, pero los agentes lo pararon. Los policías vieron un segundo coche forzado y con la ventanilla rota. Uno tenía el puente hecho y el interior revuelto. Se trata de un Lexus IS 200 y un Opel Corsa, matriculados uno en Valladolid y otro en Madrid. No aparecieron los dueños, quizás viajeros.

El arrestado fue identificado como Gustavo García, de 53 años. Justificó su presencia allí porque paseaba. Su estado era normal y hablaba coherentemente. Los agentes lo cachearon y hallaron dos medallas de oro, dos tarjetas SIM y un teléfono que fue incapaz de apagar. Ya en comisaría, alegó que a las 13 horas tenía en Madrid un enlace para volar a Berlín. El abogado vigués, que llevó la defensa de sindicalistas de extrema izquierda, sufrió un ataque a su despacho, que apareció destrozado y con pintadas amenazantes fascistas. La puerta no estaba forzada y tampoco presentó denuncia en la policía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Detienen por el robo en dos coches al abogado vigués cuyo despacho fue atacado