El zapatero que vio a Sonia Iglesias reitera ante la jueza lo que declaró hace 3 años

María conde PONTEVEDRA / LA VOZ

GALICIA

El lunes comparecerán la madre y la hermana de la pontevedresa desaparecida el 18 de agosto del 2010

09 nov 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Fue la penúltima persona que vio a Sonia Iglesias, que lleva desaparecida desde agosto del 2010. El zapatero al que la pontevedresa acudió esa mañana volvió ayer, después de tres años, a prestar declaración en relación a este caso, en el marco de las nuevas diligencias solicitadas por el fiscal después de que el juzgado especializado en violencia contra la mujer asumiese el proceso y en un intento por reactivarlo.

El testigo se ratificó en lo que ya había declarado ante la policía. Que esa jornada Sonia apareció en su establecimiento «sobre as dez da mañá, por dicir algo, porque non sei a hora exacta». Que Julio Araújo, el único imputado en este caso, no estaba con ella, «aínda que non sei se estaba fóra», y entregó unos zapatos para reparar, «e quedou un día para recollelos». «Foi recordar o que estaba falado xa», afirmó.

La cartera ya apareció ese día

Como el zapatero, otros cuatro testigos prestaron declaración ante la jueza, de los que trascendió que también corroboraron sus declaraciones anteriores. A lo largo de tres horas, comparecieron la hermana y un primo de Julio Araújo, a raíz de unas llamadas al teléfono fijo del domicilio de Sonia la mañana de su desaparición; así como la persona que encontró la cartera de la desaparecida en O Vao y una compañera de trabajo de Sonia Iglesias.