Padres y directores denuncian que ya hay niños sin libros de texto

Temen que con el recorte del 25 % se endurezca el acceso a las ayudas


Santiago / La Voz

Los presupuestos de la Consellería de Educación para el 2014 recogen una partida de 9,5 millones de euros para la adquisición de libros de texto y material escolar, de los que un millón y medio están destinados a libros digitales. Es un 25,4 % menos que la cifra recogida en las cuentas del pasado año, cuando se destinaron 12,7 millones. El departamento educativo sigue sin dar explicaciones a esta merma del llamado programa de gratuidad solidaria, hasta que el conselleiro de Educación detalle las cuentas de su departamento en el Parlamento de Galicia.

Mientras, en la comunidad educativa surgen voces preocupantes, porque la situación de las familias para enfrentarse a la vuelta al cole ya está siendo muy difícil. «Hai nenos que xa non teñen todos os libros», explica la presidenta de la Confederación de AMPA de centros públicos de Galicia, Helena Gómez Vecino. Las causas que encuentran los padres a este recorte es que se reduzcan los niveles de renta para acceder a las ayudas de la Xunta, que en estos momentos se sitúan en 9.000 euros de renta per cápita como máximo para tener una ayuda parcial o global para los escolares de primaria y secundaria.

Adelino Pose, director de un instituto en Negreira y miembro de la Xunta Autonómica de Directores, confirma que no solo hay problemas para acceder a los libros sino para comprar libretas y otro tipo de material escolar. Su centro está en una zona en la que hay muchas familias en una situación económica difícil y con un colectivo marroquí importante. Como los libros no pueden fotocopiarse, en algún caso se han hecho copias de páginas puntuales de los manuales para estudiantes que no cuentan con algún libro. Otra de las desventajas que encuentra Pose, que recuerda que tanto los servicios sociales de los concellos como los bancos de libros están haciendo un trabajo inestimable, es que las cuantías máximas son de 180 euros en secundaria, inferior al coste real de los libros, «e esa diferenza é un desembolso para familias que teñen problemas», concluye.

Ampliación de la vigencia de los manuales

Pese a la reducción de las ayudas para los libros de texto, Educación tomó a finales del pasado curso una decisión que beneficia no solo a los alumnos con hermanos mayores, sino la continuidad de los bancos de libros que proliferan en los colegios. Hasta este curso los centros educativos no podían cambiar los manuales en al menos cuatro años, para evitar que se eligiesen otras editoriales y que los textos no valiesen de un curso para otro. Desde este año la vigencia se amplía a seis, por lo que las posibilidades de reutilización aumentan.

Esta medida social para ayudar a las familias en un momento económico difícil choca con la sustitución del modelo anterior de préstamo a todos los alumnos, fuese cual fuese la renta familiar, a un sistema de ayudas solo a las rentas bajas. Aunque había críticas por el hecho de que familias con ingresos altos tuviesen los libros gratis, explica Adelino Pose, las cantidades que se dan ahora a los niños que sí optan a estas ayudas no cubren la totalidad del material que deben adquirir, lo que les obliga a un desembolso que antes no tenían que hacer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Padres y directores denuncian que ya hay niños sin libros de texto