«Galicia sempre estaba en min»

El concejal holandés Ramón Smits envió a la Redacción de La Voz en Carballo una carta de despedida antes de poner fin a su vida en el Ulla


carballo / la voz

Ramón Smits planificó su despedida, antes de arrojarse, el lunes por la tarde, del puente de Ponte Ulla: además de la llamada a la familia para anunciarles que quería ser enterrado en Oza-Carballo, la tierra de su madre, o la que hizo a la Guardia Civil para que supieran el lugar exacto y, posiblemente, poder recuperar su cuerpo cuanto antes. Seguramente en la mochila que llevaba hay más mensajes (o no). Un vecino de una casa próxima al puente comentaba ayer al canal de televisión RTVUtrecht que la bolsa se quedó arriba.

En ese plan se incluyó el envío de cartas. Al menos, una: la recibida ayer sobre las 14.00 horas, con cuño de Santiago del día anterior, en la Redacción de La Voz en Carballo, en la que mezcla gallego y castellano, con predominio del primero, y firma como «Ramón Smits Álvarez, un galego». Es una carta genérica, con deseos que, por la forma en que escribe, quiere que sean públicos. Pero antes hay pensamientos personales: «Moita xente vai no Camiño a Santiago para despois ir de volta a casa. A fin do meu camiño é a miña casa: Galicia. Sempre estaba en min, e terminaba en Galicia, iso xa o sabía cando marchei de Amersfoort hai unha semana e media. Domingo me vine a confesar mis pecados en la catedral de Santiago», señala. Añade que pasó por la catedral y que la vida tiene cosas buenas y malas, y que prefiere mirar hacia delante.

Y, a continuación, sus «deseos para Galicia», que se resumen en seis: «Que todos tengamos una oportunidad para un empleo por lo que conocemos, y no por quién conocemos. Que un día ningún gallego tenga que ir fuera a trabajar porque no hay trabajo aquí. Que Galicia no es el fin de España, pero sí la puerta principal de Europa. Que a xente valore os políticos por su trabajo y no por las farolas que pone. Que falar galego en Galicia e fóra é algo do que podes estar orgulloso. Galicia está dentro de todos nós, e se pisas a terra, iso convértese en Galicia, si verdaderamente sientes eso, no hace falta ser independiente, porque xa o es. Eu non son nadie, pero xuntos somos algo máis».

A última hora de la tarde de ayer, el forense realizaba la autopsia en el hospital de Conxo, en Santiago. Su familia estaba pendiente, además, de la llegada de su mujer y su madre desde Holanda.

Seguramente la hora del sepelio se sabrá hoy, si todo transcurre normalmente. Es una decisión familiar, pero todo apunta a que será enterrado en Oza, su tierra materna, la que tanto quería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
79 votos

«Galicia sempre estaba en min»