El monte Pindo resurge de la ceniza

Al rebrote de arbustos y árboles que sucumbieron al fuego se ha sumado el arte del carnotano Nando Lestón, que pinta troncos quemados


Muros / Corresponsal

El monte Pindo empieza a recuperarse. Las últimas lluvias apenas produjeron arrastres de ceniza y en muchos parajes del emblemático promontorio comienza a nacer la hierba; hay indicios de rebrotes de árboles y matorral silvestre, y las condiciones meteorológicas favorecen el asentamiento de los restos del humus calcinado en el incendio de hace poco más de un mes. Además, un pintor intenta contrarrestar la negrura de los troncos con arte, a modo de líneas, círculos y dibujos blancos.

Ayer, sobre el terreno, se podía constatar parte del resultado de las labores realizadas para evitar que el desastre se agrave. Se actuó en los cauces de los regatos y se trabaja a marchas forzadas para intentar asentar la capa vegetal más castigada por las llamas. Otra medida comenzó hace solo una semana, consistente en soltar paja desde helicópteros en las zonas inaccesibles, pero tuvo que pararse por la lluvia. Paralelamente, se colocaron alpacas en los cauces.

La colocación estratégica de barreras de paja en las laderas es otra de las actuaciones que ayer se desarrollaban en este espacio natural que comparten Carnota, Mazaricos y Dumbría. Su objetivo es hacer de obstáculo a posibles arrastres de tierra y cenizas.

Una de las tareas que están haciendo los operarios desplazados a O Pindo consiste en la creación de un peculiar tipo de barreras. Para hacerlas es necesario extender sobre el suelo redes de cuerda que, manualmente, son rellenadas con la paja. Posteriormente se cierran los paños para formar una especie de largos gusanos circulares que son extendidos por las laderas.

Informe a las cofradías

También es cierto que durante la noche del miércoles llegaron a las zonas bajas, en Valdebois y O Pindo, escasos restos de ceniza arrastrados por la lluvia.

De hecho, responsables de Montes y de Mar de la Xunta se reunieron ayer con representantes de las cofradías para informarles de que que las actuaciones que se están llevando a cabo en las zonas de Galicia afectadas por los incendios evitan que los sedimentos «cheguen a pistas, ríos ou bancos marisqueiros».

Por otra parte, el artista plástico carnotano Nando Lestón vio la oportunidad de canalizar la desazón y rabia causada por este gran frente dejando su impronta pictórica. Para ello decoró masa arbórea carbonizada en una parcela en Valdebois pintando numerosos troncos. Eligió el color blanco, que en contraste con el negro de la madera quemada, le da un realce significativo a su manifestación artística.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

El monte Pindo resurge de la ceniza