La Xunta supeditará las ayudas a que los aeropuertos se coordinen

serafín lorenzo SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Respalda el criterio de Aena de que solo podrán crecer si se especializan. El plan de coordinación no vuela tan alto en Alvedro y Peinador

23 sep 2013 . Actualizado a las 11:26 h.

Sin coordinación no habrá ayudas para los aeropuertos. O las tres ciudades asumen la propuesta de los técnicos de Aena para especializarse, dentro de una oferta conjunta, o quedarán fuera de la futura estrategia de promoción que subvencione la Xunta. Este es el mensaje implícito que el Gobierno de Feijoo trasladará esta semana a los alcaldes, en una carta en la que secundará la tesis que el número dos de Fomento, Rafael Catalá, defendió el pasado día 5 en Santiago, en cuanto a que las terminales solo podrán crecer y competir con Oporto si actúan de forma complementaria.

Al asumir ese criterio, que apuesta por especializar a Lavacolla en las rutas internacionales y por reforzar las conexiones domésticas desde Alvedro y Peinador, el Gobierno gallego sitúa la coordinación como premisa básica. La propuesta de Aena encaja a su vez en la idea de la Xunta de promocionar Galicia como un único aeropuerto con tres terminales. Plantea centralizar la mayor parte de los vuelos al extranjero en Santiago, como principal destino turístico de la comunidad. Por ello, el gestor aeroportuario propone conexiones entre Lavacolla y los destinos europeos emisores de turismo: París, Lyon, Marsella, Burdeos, Nantes, Estrasburgo, Londres, Liverpool, Manchester, Birmingham, Fráncfort, Múnich, Berlín, Dusseldorf, Ginebra, Basilea, Zúrich, Bruselas, Ámsterdam, Roma, Milán, Oslo y Estocolmo. Además de estos 23 enlaces europeos, plantea rutas de largo radio a Estambul, Nueva York y Buenos Aires.

Esta apuesta es la clave de la optimista previsión de Aena de que el tráfico del sistema aeroportuario gallego puede pasar de los 3,8 millones de viajeros que tuvo en el 2012 [que este año bajarán a poco más de 3,5] a 6,2. Porque ese ambicioso escenario se sustenta en el cálculo de que, con la ampliación de la oferta que plantea, se alcanzarán los 2 millones de pasajeros de rutas internacionales al año, frente a los 488.000 actuales.