¿«Relaxing cup» en O Hórreo?

GALICIA

kiko da silva

Solo trece de los cien políticos gallegos de la primera línea son capaces de expresarse en inglés con fluidez, aunque casi la mitad leen sin problemas en la lengua de Shakespeare

15 sep 2013 . Actualizado a las 13:33 h.

Diego Calvo, presidente de la Diputación de A Coruña, podría emular perfectamente a Ana Botella en la presentación que hizo en Buenos Aires para defender la candidatura olímpica de Madrid 2020. En algún acto institucional se vio en la tesitura de pronunciar un discurso en inglés, leído, eso sí, porque se sincera y admite que no lo maneja con fluidez. Esa capacidad solo les está reservada a 13 de los 100 políticos gallegos de la primera fila, entre los que se cuentan los 75 diputados autonómicos, junto a conselleiros, presidentes de las cuatro diputaciones y alcaldes de las doce localidades más pobladas.

Tampoco el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, oculta que tiene una espinita clavada con este asunto por no haber tenido la oportunidad de aprender la lengua de Shakespeare. Su nivel lo desveló el pasado mes de mayo, cuando anunció la concesión de la medalla Castelo a Carlos Núñez y al grupo irlandés The Chieftains, que en su boca se convirtieron en «De Tis-Chs-Tein».

Entre los populares hay cuatro que hablan inglés con corrección. El ramalazo anglófono de José Manuel Baltar, el presidente de la Diputación de Ourense, es de sobra conocido. Descubrió este idioma con las letras de The Beatles y frecuentes estancias en el Reino Unido y en los Estados Unidos, países a los que acostumbra a viajar cuando tiene oportunidad.