Resurgir tras las cenizas

La climatología o el tipo de vegetación determinan la regeneración


Redacción / La Voz

La regeneración de un monte que ha sufrido un incendio no sigue siempre el mismo patrón. Y el tiempo necesario para que esa área vuelva a ser la que era no es el mismo en todos los casos. Depende de varios factores, desde la climatología a la pendiente del terreno o el tipo de vegetación.

¿Cuáles son los factores que inciden en la regeneración?

La severidad del incendio es, según el doctor en Biología de la USC y científico del CSIC Serafín González, uno de los elementos a tener en cuenta. Además, dice, el tiempo de regeneración depende «de a cuánto terreno haya afectado el incendio, del tipo de vegetación que poblaba la zona afectada, del suelo, de que ese terreno haya sufrido un incendio previamente o no, de la topografía y de la climatología».

¿Cómo afecta el agua de la lluvia después de un incendio?

Cuando, por ejemplo, después de un fuego caen lluvias torrenciales, el grado de erosión del terreno es muy fuerte porque el agua ejerce como un elemento de arrastre. El suelo, tras ser quemado, tiene mayor capacidad para repeler el agua y su nivel de filtración es mucho menor que en condiciones normales. Algunos cálculos estiman que la erosión hídrica puede socavar entre 20 y 50 toneladas de suelo por hectárea en los primeros años posteriores a la catástrofe medioambiental. Cuando no hay pérdida de suelo, este podría recuperar la fertilidad en unos cuatro o cinco años.

¿Cómo afecta la repetida presencia de fuegos a la hora de la regeneración del monte?

La tierra posee una serie de nutrientes fundamentales para los cultivos que van desapareciendo por el repetido efecto de las llamas. Esto tiene consecuencias directas sobre la capacidad de producción forestal o de otro tipo (pastos, huerta...). Además, cuando estos son muy continuados pueden destruir el banco de semillas que guarda el suelo, lo que dificulta la regeneración de la zona porque estas no logran sobrevivir y brotar entre un incendio y otro. Las consecuencias en la fauna son muy importantes. Algunos animales no sobreviven y, los que lo hacen, pierden, en la mayoría de los casos, los lugares que les daban cobijo. Al ser alterado el ecosistema, su supervivencia está en peligro.

¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse una zona quemada?

Aunque es muy variable, en una zona llana y con poca pendiente, en un año o menos hay una cobertura uniforme de plantas herbáceas, además de algún rebrote de matorral. Para que este último alcance un corte medio con especies como el brezo o el tojo, el intervalo puede variar, según Serafín González, entre los tres y cinco años. La gran pregunta es qué pasa con los árboles. Depende de la virulencia del incendio y lo dañado que esté el árbol. En algunos casos rebrotan las ramas. Otros los hacen desde la cepa. Pero cuando la afectación es muy grande o el árbol se ha quemado varias veces, el árbol puede morir. Robles, castaños o abedules son, por ejemplo, algunas de las especies que rebrotan. En cambio el pino gallego no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Resurgir tras las cenizas