Incendio de Ribeira: Un supuesto incendiario escapó en moto de una de las zonas cercadas por las llamas

Javier Romero Doniz
Javier Romero RIBEIRA / LA VOZ

GALICIA

JAVIER ROMERO

El fuego, que se propagó desde al menos cinco focos, cortó la autovía (ya reabierta al tráfico), se acercó a depósitos de gas, amenazó el hospital y obligó a desalojar el polígono de Xarás. Sigue activo en las parroquias de Artes y Oleiros, pero ha sido estabilizado tras quemar 175 hectáreas

15 jul 2019 . Actualizado a las 19:38 h.

Un brutal incendio que comenzó hacia las nueve de la noche de ayer en el municipio de Ribeira mantuvo cortada durante horas la autovía del Barbanza (ha sido reabierta al tráfico esta mañana), obligó a desalojar el polígono industrial de Xarás y amenazó tanto los depósitos de gas ciudad situados en el monte de San Alberto como el hospital comarcal. Los esfuerzos de las brigadas, los bomberos y de los integrantes de la unidad militar desplazados evitaron que tuviera que evacuarse el centro sanitario.

Motorista a la fuga del escenario del fuego

Cuando el fuego ya había iniciado su camino imparable, agentes de la Policía Nacional detectaron a un posible sospechoso en una de las zonas cercadas por las llamas, un varón de mediana edad que consiguió escapar en una moto. Diez horas después, siguen las tareas de extinción para intentar controlar un fuego que, según las estimaciones provisionales de la Xunta hechas públicas poco antes de las nueve de la mañana, ha quemado 175 hectáreas.

El fuerte viento del norte convirtió en imposible el trabajo de los equipos de extinción. Los dos márgenes de la autovía de Barbanza, en el tramo comprendido entre la salida de Ribeira y la parroquia de Palmeira, una extensión de unos cuatro kilómetros estaban circundados por una inmensa lengua de fuego que llegaba prácticamente hasta el arcén. Un equipo específico se encargaba del control en esa zona.