Arcángel: «Esto no es un golpe, es un bofetón que me ha dado la realidad»


El coruñés que dio nombre a la operación contra la red de pederastia que presuntamente lideraba reconoció ante su familia su atracción sexual por los menores. Arropado desde el principio por sus allegados, dice que es consciente de que sus gustos no son sanos ni normales. Es por eso que a partir de su salida de Teixeiro y asesorado por sus letrados, del despacho Sierra Abogados, pasará a someterse a un tratamiento psicológico y psiquiátrico que empezará inmediatamente. Se desconoce si la terapia requerirá su ingreso, pero todo apunta a que será intensiva.

Convivir con la realidad

Según fuentes cercanas al caso, Arcángel se siente en cierto modo liberado. Ahora no tiene nada que ocultar a los que lo rodean, y cree que combinando la ayuda profesional con la de su familia podrá alejarse de sus inclinaciones pedófilas. Asegura que escucharse a sí mismo manteniendo aquellas conversaciones obscenas con pedófilos le ha servido. «Esto no es un golpe, es un bofetón que me ha dado la realidad», apuntó el coruñés. A partir de mañana empezará a convivir con esa realidad, en una ciudad en la que todavía reina la estupefacción cuando se menciona un nombre tan conocido como el suyo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Arcángel: «Esto no es un golpe, es un bofetón que me ha dado la realidad»