El juez encarga a tres ingenieros de Galicia el peritaje del accidente

Faculta a los expertos para acceder a toda la información que necesiten sobre el suceso


redacción / la voz

La investigación del accidente ferroviario de Angrois mantiene un ritmo frenético. Por un lado, los especialistas del Cuerpo Nacional de Policía realizan un último y detallado registro de los vagones y de la locomotora del tren Alvia que descarriló en la curva de A Grandeira, donde perdieron la vida 79 pasajeros. Y por el otro, el juez Luis Aláez avanza en la confección de una instrucción muy compleja. Ayer mismo recibió los primeros análisis que había solicitado ya a las pocas horas del siniestro. Pero además, el magistrado ha decidido incorporar a la causa los informes técnicos que se están haciendo de manera independiente a las indagaciones policiales y judiciales. El magistrado acuerda en un auto que se incorporen a la causa los informes de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y de Renfe. El auto requiere ya a esos organismos para que entreguen los documentos cuando estén concluidos.

El juez Aláez, que hasta el momento considera al maquinista Francisco José Garzón como único responsable del descarrilamiento del tren en la curva de A Grandeira, encargó un informe pericial sobre las causas que han podido contribuir al descarrilamiento del tren, así como las circunstancias en las que se produjo y «las anomalías, deficiencias e irregularidades» que guarden relación con el accidente. El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, de guardia el día del descarrilamiento, encomienda la elaboración de ese informe pericial a tres expertos: un ingeniero de caminos, canales y puertos; un ingeniero industrial, y un ingeniero de telecomunicaciones. El juez pide que los tres tengan conocimientos en infraestructuras y en comunicaciones ferroviarias, y solicita a las correspondientes escuelas de Galicia que designen candidatos en el plazo más breve posible.

Para elaborar el informe, los tres expertos estarán facultados para poder acceder a toda la información obrante en la causa, desde las primeras inspecciones a las grabaciones de las cajas negras del tren o a los informes sobre las víctimas del siniestro. También podrán acudir al lugar del accidente, a los restos del tren y a las instalaciones relacionadas con la infraestructura y con el control de la señalización. El juez también faculta a los tres peritos para que reclamen lo que necesiten de las investigaciones de Fomento, ADIF y Renfe, así como para entrevistarse con personal ferroviario y testigos del descarrilamiento.

Libros y teléfonos

Respecto a la búsqueda de pruebas entre los restos del tren, los investigadores hallaron ayer dispositivos electrónicos, libros, teléfonos móviles, y otros objetos personales, aunque finalmente no se hallaron restos humanos. Fuentes de la investigación indicaron que el iPad del maquinista, que Garzón utilizaba para comprobar las rutas, ya fue identificado poco antes del inicio del registro de ayer en los vagones. Era uno de las numerosas tabletas halladas tras el accidente, y cuya identificación ha sido muy compleja.

El iPad del maquinista ya fue identificado horas antes del registro iniciado ayer

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El juez encarga a tres ingenieros de Galicia el peritaje del accidente