Accidente en Santiago: El maquinista activó el freno solo siete segundos antes de descarrilar

A 300 metros de la curva limitada a 80, el tren mantenía una velocidad de 195 por hora


Redacción / La Voz

Francisco José Garzón Amo (52 años, de Monforte) regresaba al trabajo después de dos días de descanso cuando se puso a los mandos del Alvia 730 Talgo con destino Ferrol, que descarriló en la curva de A Grandeira, en Angrois, muy cerca de Santiago, y que causó la muerte de 79 pasajeros. La catástrofe se produjo a las 20.41 horas. Con su iPad bajo el brazo, donde descarga las órdenes de viaje y la ruta que cada día le corresponde, Garzón camina por el andén de la estación de Ourense para subirse a la cabina del Alvia y darle el relevo a Jesús Illanes, el maquinista que había conducido el tren desde Medina del Campo. Son las ocho de la tarde del miércoles 24 de julio, víspera del Día de Galicia.

20 horas. Estación de Ourense

El tren híbrido Alvia 730, que entró en servicio en junio del 2012 para mejorar las comunicaciones ferroviarias de Galicia con la Meseta, había salido de la estación de Madrid-Chamartín a las tres de la tarde con 218 pasajeros a bordo. La única incidencia destacable fue un pequeño problema en el sistema de aire acondicionado, que el interventor del tren, Antonio Martín Marugán (60 años, de O Barco), logró solucionar. Diez minutos de parada y Garzón arranca el convoy. Tiene 41 minutos por delante para llegar a Santiago, adonde se dirigen muchos de los pasajeros para disfrutar de las fiestas de Santiago. Celtia Cabido (21 años) y Eva Pérez (24), son dos chicas de Xunqueira de Ambía que iban a Compostela a reunirse con compañeras de estudio de Erasmus. Como Garzón, se subieron al tren en la estación de Ourense. Ellas murieron en el accidente.

El maquinista Garzón es un ferroviario de toda la vida. Lo era su padre. También su hermano, que murió en un accidente de tráfico hace años y que trabajaba enganchando vagones en la estación de Monforte, cuna gallega del ferrocarril. Francisco José ha hecho esta ruta hacia Santiago unas 60 veces.

20.39,06

Atraviesa treinta y tantos túneles y numerosos viaductos a casi 200 por hora. Cuando le quedan dos túneles para llegar a la estación de Santiago, a la altura del kilómetro 78, recibe una llamada en su teléfono móvil. Es el interventor, la segunda autoridad a bordo, el responsable de los pasajeros. Se conocen desde hace años. Hablan de qué vía coger en la estación de Pontedeume para facilitar la bajada de una familia con dos niños pequeños.

20.39,15

Garzón descuelga y empieza la conversación con Martín Marugán. El tren circula a 199 kilómetros por hora, según el informe de las cajas negras entregado ayer al juez Luis Aláez por la comisión que investiga el accidente de Angrois, el más grave en 40 años en las vías gallegas. Cuando recibe la llamada faltan 6 kilómetros para llegar a Santiago. El tren está a punto de entrar en el primero de los dos túneles que faltan para Compostela. A la salida del último, el tren tiene que circular a 80. Por eso durante la conversación con el interventor suena un aviso acústico de velocidad (20.39,52) al paso por una baliza.

20.40,55

El audio grabado en las cajas negras recoge el último sonido de la voz del maquinista. Falta un minuto para la catástrofe. Los investigadores creen que Garzón se da cuenta de que no va a poder afrontar la curva. Hay que tomarla a 80, como mucho, y sigue a 195 por hora (otro aviso acústico a las 20.40,56). Se deshace del móvil y centra su atención en la vía. Recibe el segundo aviso sonoro de otra baliza.

20.40,59

El maquinista activa el manipulador de freno. Faltan 300 metros para la curva cuyo límite de velocidad es 80. El tren sigue volando a 195 por hora. Suena un tercer aviso al paso por otra baliza.

20.41,06

Siete segundos después, el tren empieza a descarrilar. Circula a 179 por hora. En la grabación se oye el sonido de arrastre.

20.41,10

Garzón pulsa la seta del freno de emergencia con el tren ya descarrilado. La velocidad baja a 153. Seis segundos después finaliza el sonido de arrastre del tren. Todo ha terminado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Accidente en Santiago: El maquinista activó el freno solo siete segundos antes de descarrilar