Accidente en Santiago: El maquinista escuchó el aviso de la proximidad de la curva mientras hablaba por el móvil

Según el informe del contenido de las cajas negras elaborado por la Unidad Central de Criminalística de la Comisaría General de la Policía Científica, Francisco José Garzón Amo habló con el interventor hasta 11 segundos antes del descarrilamiento

Las cajas negras precisan qué ocurrió en los instantes anteriores al accidente La conversación entre el maquinista y el interventor duró 1 minuto y 40 segundos

Francisco José Garzón Amo, el maquinista del Alvia que el pasado 24 de julio sufrió un grave accidente, con 79 fallecidos y más de 150 heridos, habló con el interventor que viajaba en el tren, Antonio Martín Marugán, hasta 11 segundos antes del accidente en el barrio compostelano de Angrois, y escuchó mientras un aviso que indicaba la proximidad del tramo con un límite de 80.

El minucioso informe del contenido de las cajas negras de la policía científica, al que ha tenido acceso EFE, fija el primer registro de voz a las 20:39:15, tras sonar el politono del teléfono corporativo de Garzón, extraviado tras el siniestro, a las 20:39:06.

El diálogo se prolonga un minuto y cuarenta segundos, aunque no queda constancia de que cuelguen en algún momento. A las 20:41:06, y hasta las 20:41:16, se percibe el inicio del sonido de arrastre del convoy, a consecuencia del descarrilamiento.

En el momento del sonido de aviso de la llamada que hizo el supervisor de los servicios a bordo desde el vagón tres al conductor, éste iba a 199 kilómetros por hora, dentro del límite permitido y normal en el punto del recorrido en el que se encontraba, e inicia el diálogo a la misma velocidad.

Cuando se detecta el primer aviso acústico de una señal avanzada (E,7-vía libre), que según ha explicado Renfe indica la proximidad de la bifurcación de A Grandeira, con un límite de 80 kilómetros por hora, la velocidad es, igualmente, de 199 km/h, mientras que a las 20:40:55, coincidiendo con el último sonido de voz exclamativo de Garzón Amo (¡aaayyyyy!), ésta se ve reducida a 195.

A las 20:40:56, de nuevo otra baliza y un aviso acústico, a escasos quinientos metros del lugar del siniestro. Cuatro segundos más tarde, a las 20:40:59, el maquinista activa el freno de emergencia, y, a las 20:41:02, otro aviso acústico.

El Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol descarrila a las 20:41:06 a 179 kilómetros por hora, en el punto kilométrico 84,413. A las 20:41:10 se emplea el freno de emergencia seta y la velocidad baja a 153 kilómetros por hora, aunque una vez el tren, compuesto por trece vehículos, ha impactado y se desencaja.

El informe sobre soportes electrónicos e informáticos va acompañado de gráficos en los que se analizan tanto los datos de voz como las velocidades.

El juez instructor Luis Aláez ha convocado para esta mañana, a las 10:00 horas, al interventor, con el objeto de tomarle declaración en calidad de testigo en el juzgado de instrucción número tres de Santiago.

Garzón Amo, que recibe ayuda psicológica, está imputado por 79 homicidios y una pluralidad de delitos de lesiones, en ambos casos por imprudencia profesional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

Accidente en Santiago: El maquinista escuchó el aviso de la proximidad de la curva mientras hablaba por el móvil