Los bomberos llevan al hospital a una viguesa que pesa 200 kilos

Un hijo afirma que la mujer lleva más de seis años sin moverse de cama


vigo / la voz

Los bomberos de Vigo tuvieron que trasladar la pasada noche a una mujer de más de 200 kilos de peso para poder ser atendida de una infección en el Hospital Xeral. La mujer, María del Pilar F. R., de 74 años, llevaba más de seis sin poder moverse de la cama. El traslado fue muy complicado porque la paciente reside en un segundo piso sin ascensor y el inmueble carece de accesos adaptados.

Los miembros del parque de Balaídos llevaron una silla especial, pero no pudieron utilizarla porque no cabía por los pasillos del inmueble, ubicado en un barrio de viviendas sociales antiguas, en Coia.

Al final colocaron a la mujer sobre un tatami y tiraron de ella con unas mantas, deslizándola con mucho cuidado y muy poco a poco por las escaleras del edificio. Los bomberos tardaron casi una hora en lograr meterla en la ambulancia. Entre los agentes de bomberos y el personal de las dos ambulancias que acudieron al lugar, participaron una quincena de personas para poder efectuar el traslado.

La intervención de los bomberos fue necesaria también al llegar al Hospital Xeral de Vigo. Hubo que bajarla a peso en la ambulancia y colocarla en una cama especial para personas obesas, lo que también se hizo muy laborioso.

El equipo salió para atender la emergencia a las once de la noche y no regresó hasta las dos de la la madrugada.

«Está muy contenta aquí»

La mujer vive en el piso con sus tres hijos, de los que dos padecen minusvalías. «Mi madre, de aquí no te quiere salir porque lleva muchos años y tiene muchos vecinos y amistades y está muy contenta», afirmaba Álvaro Puente, el que se encarga de sus cuidados.

Manifestó que su madre se puso mal por culpa de una infección en las llagas que tiene en las piernas por estar inmovilizada. Se quejaba de fuertes dolores en las piernas. Además, en los últimos días notaron que respiraba con dificultad, sin posibilidad de hablar y dormida casi todo el día.

Dada la imposibilidad de que pudiera desplazarse hasta un centro médico llamaron al 061 y una especialista acudió al domicilio y aconsejó su ingreso hospitalario. Los técnicos sanitarios que fueron a recogerla comprobaron que no podían llevarla y decidieron avisar a los bomberos.

La madrugada del sábado entró en urgencias en el Hospital Xeral y por la tarde ya se encontraba en la planta de neumología, donde le pusieron oxígeno para que respirara mejor.

Vecinos del barrio mostraron su preocupación por las condiciones en las que habita la mujer porque afirman que no tiene ninguna calidad de vida al no poder moverse de la cama debido a su elevado peso.

Creen que los servicios sociales del Ayuntamiento deberían intentar procurarle una mejor situación.

Álvaro Puente afirma que su madre lleva seis años encamada y que sus problemas comenzaron en el 2001, «porque la obligaron a hacer un régimen por el que perdió toda la masa muscular y se quedó sin fuerzas». Dice que su madre recibe los cuidados que le corresponden por la Ley de Dependencia.

«Resulta que solo le dieron 20 horas al mes y eso no es nada, tendrían que darle más horas de las que tiene», comenta el hijo, que añade que por medio de los asistentes sociales del Concello de Vigo han solicitado que vuelvan a valorar a su madre, «pero llevamos así años y todavía no sabemos nada», dice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Los bomberos llevan al hospital a una viguesa que pesa 200 kilos