Las víctimas de la tragedia: El último año de carrera de Rodrígo

la voz

Rodrigo Moledo, 22 años

El joven Rodrigo Martínez, de 22 años de edad vivía en Madrid pero su madre era natural de la parroquia de Corzón, en Mazaricos, perdió la vida en el trágico accidente ferroviaro. Residía en Madrid con su familia, que regenta un establecimiento hostelero en la capital española, y venía a disfrutar de unos días de vacaciones en su municipio natal. Estudiante universitario en el último año de carrera, la casualidad quiso que no hiciera el viaje hace una semana en coche con sus progenitores. Se quedó en la ciudad para realizar unos trámites y el miércoles cogió el tren del que ya no volvió a salir con vida.

De ir a buscarlo a la estación compostelana se ocupó un primo suyo, que fue el encargado de comunicar a los padres el accidente.

Se desplazaron a Santiago y pasaron la noche en vela. Su único hijo no figuraba ingresado en ninguno de los hospitales y las horas se sucedían sin que supieran si estaba vivo o muerto. Los peores pronósticos se confirmaron ayer por la tarde, cuando finalmente pudo identificarse el cadáver. Sus restos mortales serán velados en el tanatorio de A Picota, en el municipio de Mazaricos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Las víctimas de la tragedia: El último año de carrera de Rodrígo