Accidente en Santiago: Laura, Rosalina, Chema, Elena... son los nombres de la tragedia


Redacción

Con el paso de las horas, la tragedia empieza a tener caras. La cifra de los muertos da paso ahora a los rostros y a las historias de las personas que viajaban en el tren. Entre los fallecidos figura Elena Arrojo Ausina,una guardia civil, nacida en Arzúa, que estaba destinada en Guadalajara y que volvía a casa para visitar a sus familias.

En el mismo tren viajaba también Rosalina Ynoa, una funcionaria dominicana que decidió visitar Galicia para dar una sorpresa a su hermana. Esta solo supo ayer por la noche de la visita y fue entonces cuando se percató de que el tren accidentado era en el que viajaba Rosalina.

Laura «era buena y dulce, tenía 23 años», dice una mujer a su llegada al edificio municipal de Cersia. Habla de la novia de su hijo, pontevedresa, fallecida en el accidente, que regresaba a Galicia tras terminar un master en Madrid.

Antonio Jamardo Villamarín, natural de Pontecesures, también viajaba y falleción en el tren. El hombre, de aproximadamente cuarenta años de edad, trabajaba y residía en Madrid y viajaba hacia su localidad de origen para asistir a la boda de un hermano

Esta mañana las redes de movilizaban en busca de Carolina Besada, de 18 años, hermana de una jugadora del Cidade das Burgas. «Acaba de descarrilar el puto tren en el que venía mi hermana», tuiteaba ayer por la noche. Las redes sociales se movilizaron y se relató minuto a minuto las pesquisas para encontrar a Carolina. Las sospechas se confirmaron y el paso de las horas confirmó el fallecimiento de la joven.

También hoy fue un día duro para el futbolista del Deportivo de La Coruña, Juan Domínguez, que aguantó como pudo el trance de atender a los aficionados. Dos familiares suyos viajaban en el tren y desconocía su paradero.

Sus conocidos también echan en falta a Chema, José María Romeral Escribano, párroco en Colmenar Viejo. Su amiga, Pilar, llama cada media hora a los hospitales pero Chema no aparece.

Celtia Cabado también figura entre las víctimas mortales del accidente ferroviario. Celtia, de 22 años de edad, había finalizado este año sus estudios de Magisterio en Ourense y también había realizado un curso de monitora de tiempo libre. La acompañaba en el tren su amiga Eva, de la que se desconoce por ahora su paradero, había cumplido el pasado miércoles 24 años, curso estudios de Dirección de Empresas en la Complutense de Madrid y un máster en la Universidade de Vigo. Ambas se dirigian a Santiago para encontrarse con excompañeros de Erasmus en la noche compostelana.

«Comunicáronme o pasamento da miña nai hai unha media hora», informaba Carlos Vázquez Padín, concejal de Converxenxia XXI en Tui, a través de su cuenta de Twitter. Confirmar personalmente el fatal desenlace tras más de doce horas de angustia por no saber el estado de su madre. Blanca Padín era una persona excepcionalmente querida y apreciada a Tui, profesora de varias generaciones de tudenses.

El accidente de Santiago también ha terminado con la vida de Enrique Beotas, el periodistas natural de Ávila pero gallego de adopción.

Otra de las víctimas que viajaban en el tren accidentado es el joven veterinario F.J.G.L, de 27 años. Su familia lo ha buscado desde que el tren descarriló pero sin éxito, por lo que temieron el fatal desenlace.

La joven estudiante mexicana de Derecho de 22 años de edad, Yolanda Delfín Ortega, que estaba en Santiago en un intercambio para estudiar Derecho, es otra de las víctimas. Había sido dada como por desaparecida y su novio y conocidos pidieron a través de la red social Twitter ayuda para saber de ella. El novio de la joven se había comunicado con ella cinco minutos antes del accidente a través de Facebook.

Al menos seis personas que venían con destino a Ferrol han fallecido en el accidente ferroviario ocurrido ayer en Santiago de Compostela. Entre ellos un joven de 21 años. Su padre, el arquitecto coruñés Tomás López Lamas, explicó en las redes sociales que su hijo que viajaba en el convoy había fallecido. La madre del joven también falleció en el accidente. Con ellos se encontraba la hermana, que se encuentra hospitalizada.

Por otro lado, cuatro miembros de otra familia fenesa viajaban en el tren. Al parecer, dos de ellos, el padre y el hijo mayor, se encuentran en su domicilio. La hija menor y la madre han fallecido.

Otro joven de 22 años que vivía en Madrid y viajaba hasta Ferrol para visitar a sus padres ha sido ya identificado fallecido.

Tampoco ha sido localizada una joven de 24 años que al parecer viajaba con destino a Narón para visitar a sus padres, aunque su identidad no se encuentra en el listado de supervivientes.

Votación
100 votos

Accidente en Santiago: Laura, Rosalina, Chema, Elena... son los nombres de la tragedia