Sobre arkángeles caídos


La operación Arkángel nos deja paralizados en un estado de incredulidad. Nuestro cerebro empieza a ponerse en marcha para buscar una explicación, integrar lo incomprensible en algún esquema que le dé sentido, disecar las señales para aprender a detectar el acecho de la bestia en la sombra. Pero las señales no son visibles. Aunque haya características comunes, también hay mucha variabilidad entre los pedófilos.

Su perfil es de una persona inmadura e inepta en las relaciones sociales con adultos. Se combinan en ellos una sexualidad que se ha quedado fijada a una edad infantil y la falta de maduración psicológica que les impide tener relaciones satisfactorias en su rango de edad. El 85 % son hombres, y la mayoría de sus víctimas son niñas. En estos casos, es más común que el abusador sea alguien cercano a la familia, mientras que cuando la víctima es un niño suelen ser personas ajenas. A veces, su patología sexual se combina con instintos sádicos o violentos, como parece ser el caso de los implicados en esta trama.

Internet ha contribuido a que los pedófilos sean más fáciles de identificar, pero tiene otro efecto perverso, y es que crea la posibilidad de sentirse parte de un grupo de iguales, y así desarrollar el sentimiento de pertenencia e identidad positiva que contribuyen a mantener estos comportamientos desviantes.

Las víctimas de abusos sexuales suelen tratar de ocultar lo que les pasa por miedo a posibles represalias o por vergüenza. No obstante, empezarán a mostrar síntomas de trauma, como la recurrencia de pesadillas, irritabilidad, falta de concentración y peor rendimiento escolar, o enuresis.

Para proteger a los niños, hace falta educarlos para que sepan reconocer el peligro y comunicarlo. Y hay que estar dispuestos, como padres, a renunciar a la creencia de que nuestro sistema de detección puede ser eficiente a la hora de descubrirlos. Más allá de su habilidad de ocultación, nos lo impide la creencia protectora de que el mundo sigue siendo relativamente seguro a nuestro alrededor.

Por Adina Dumitru Psicóloga Universidade da Coruña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Sobre arkángeles caídos