Niños gallegos figuraban entre los objetivos de la red de pederastia

Los investigadores destacan la crudeza de las aberraciones que planeaba la organización

la voz

Al menos uno de los niños que figuraban entre los objetivos de la red de pornografía infantil desarticulada por el Cuerpo Nacional de Policía era gallego, según fuentes cercanas a los investigadores, que no descartan que hubiese algún menor más residente en Galicia en el punto de mira de los supuestos pederastas, a quienes, según los casos, se les imputan los delitos de proposición para el homicidio, agresión sexual, abuso sexual, corrupción de menores, trata de seres humanos y tenencia de pornografía infantil.

Cuatro de los ocho arrestados en la operación son gallegos: uno trabaja en una tienda de ropa en A Coruña; otro en la factoría de Inditex, en Arteixo; el tercero reside en Vigo, y el cuarto trabaja en un taller en Bueu. Los tres primeros fueron encarcelados y el cuarto quedó libre con cargos, aunque ayer estaba previsto que el vecino de Vigo fuese también liberado. Según algunas fuentes, el juzgado no autorizó a la policía el registro de su domicilio.

Las intenciones de la red impresionaron a los policías, como explicó el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez: «Chamou a atención dos investigadores a extrema crudeza dos feitos, das conversas entre eles nas que planteaban aberracións con menores, incluso con menores do seu entorno familiar. Sorpresa pola crudeza e gran depravación dos feitos».

Un próximo secuestro

Pese a que la operación comenzó hace un año y la policía tenía vigilados a los sospechosos, el arresto no estaba previsto todavía. Los agentes querían más pruebas. Pero de pronto descubrieron que el secuestro de uno de los menores sobre los que la banda de pedófilos tenía puestos sus ojos podría cometerse en breve. Eso aceleró la operación.

Poco de lo que en realidad pudieron hacer con los menores o hasta dónde estaban dispuestos a llegar. Los investigadores tienen que averiguar si las aberraciones, confesiones y planes interceptados a los detenidos en Internet o en conversaciones telefónicas eran producto de su imaginación o son reales y si estamos ante un grupo organizado con una larga lista de víctimas.

El único coruñés detenido y a quien más apuntan las focos es Arcángel de Torres, por quien la operación recibe el nombre de Arkángel. Él negó en su declaración haber participado en abuso, acoso o agresión a menores. Ni se le pasaba por la imaginación llevar a cabo esas barbaridades que se decían entre ellos, declaró ante el juez. Asumió, arrepentido y avergonzado, haber participado en las conversaciones de la red, pero nunca pensó en ejecutar plan alguno que incluyese hacer daño a un niño ni cometer un secuestro.

Para la policía, son solo excusas. Los investigadores cuentan con folios y folios de transcripciones de conversaciones entre él y el resto de los detenidos. Y si un nombre aparecía más que cualquier otro era el de Arcángel de Torres, un hombre del mundo de la moda, con tienda en la céntrica calle Torreiro de A Coruña, y de una familia muy conocida en la ciudad. En su árbol genealógico aparecen los nombres de Carlomagno o de Fernando I de León y Castilla.

En las conversaciones grabadas a los detenidos hablaban de someter a críos a prácticas sádicas y orgías. En una de ellas preveían arrancarle los dientes para evitar que el menor pudiera morderles durante la agresión sexual. También planeaban drogarlo para que no recordase los abusos; si bien alguno apostaba por matarlo directamente.

Los investigadores dicen estar convencidos de que los ahora imputados tenían planeado llevar a cabo todo tipo de perversiones. Para ello, se organizaron y repartieron los papeles. Así, unos se encargarían de «seleccionar víctimas entre los menores de su entorno. Aunque también barajaban la posibilidad de traerlos del extranjero de familias marginales».

Información elaborada por A. Mahía, G. Lemos y J. M. Pan

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
60 votos

Niños gallegos figuraban entre los objetivos de la red de pederastia