Un montaje para despedirlo acusándolo de abusos sexuales

María Teresa Rodríguez Vázquez
maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

GALICIA

Los dueños de una autoescuela en Ourense dieron 500 euros y una lavadora a una joven para que denunciara a uno de los monitores

21 jun 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Un matrimonio propietario de una autoescuela en Ourense «ideó y convenció» a una mujer para que formalizara una denuncia falsa contra un empleado, monitor de la escuela de conducción, imputándole un delito de agresión sexual. A cambio de presentar y ratificar la denuncia por esa falsa agresión, la mujer recibió como recompensa 500 euros y otros regalos, como una lavadora, un ordenador y una cama.

El móvil de esta actuación de la pareja, según reza en la sentencia que se acaba de conocer, era las «importantes diferencias a nivel laboral» que el matrimonio tenía con su empleado, que a raíz de la denuncia falsa fue detenido por agentes de la Policía Nacional ante su trabajo y ante sus vecinos y sufrió un trastorno ansioso depresivo, que lo tuvo de baja 105 días.

La magistrada del Juzgado de lo Penal 2 de Ourense, Susana Pazos, acaba de condenar a los tres acusados de un delito de denuncia falsa, el matrimonio formado por Antonio Ramón Rey Iglesias y María Ángeles Filgueira Méndez, como inductores, y a la falsa denunciante, Rosa María Prieto Varela, a la pena máxima por este delito, 24 meses de multa, aunque con una cuantía diaria diferente atendiendo a la situación económica precaria de la falsa acusadora. Rosa Prieto tendrá que pagar 2.160 euros, y el matrimonio acusado, 5.760 euros cada uno. Estos recurrirán la sentencia. Los tres tendrán que indemnizar solidariamente al perjudicado con doce mil euros por daños morales.