El fiscal exculpa al Estado pese a entender las críticas por el «Prestige»

Pablo González
Pablo González REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Cree que la acusación contra López Sors está «vacía de contenido» porque no vulneró leyes

20 jun 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Álvaro García Ortiz es una de esas decenas de personas que andan por el mundo que estarán vinculadas para siempre con el caso Prestige. Aparte del fiscal, y con más razón, están tipos como el ex director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, el capitán Apostolos Mangouras y el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos. Ayer, en su informe final, el representante del ministerio público destacó la «dignidad impecable» de los acusados al soportar la pena de banquillo durante casi ocho meses, recordó al perito fallecido Santiago Martín Criado y construyó su discurso sobre dos aparentes contradicciones: exculpar a López Sors -y por tanto a la Administración- pese a entender las críticas a la gestión política y mediática del Gobierno de Aznar; y solicitar 12 años de cárcel para Mangouras al tiempo que pedía al tribunal que no ingrese en la cárcel. Así desmadejó las supuestas paradojas.

El Estado

«La tragedia del director general es que tenía que tomar una decisión dramática». Álvaro García Ortiz justificó por primera vez por qué no acusa al ex director general de la Marina Mercante y argumentó que la acusación contra López Sors «está vacía de contenido» porque no vulneró ninguna ley. Eso sí, matizó que la Fiscalía simpatiza con Nunca Máis en las críticas a la gestión política o el tratamiento mediático de la marea negra.

«La tragedia del director general -dijo- es que tenía que tomar una decisión dramática» entre alejar y refugiar el buque, y aún hoy, recordó, hay opiniones técnicas que respaldan la una y la otra. «Diez años después ni siquiera estamos de acuerdo. ¿Es eso una imprudencia del Código Penal?», se preguntó.