«Me preocupa más un chaval que bebe a los 13 años, que 5 a los 25»

Un experto de la Xunta asegura que el alcoholismo está relacionado con la edad de inicio

Suanzes es precavido con el descenso en el consumo de alcohol que registran las encuestas.
Suanzes es precavido con el descenso en el consumo de alcohol que registran las encuestas.

Santiago / la voz

Los datos gallegos del Plan Nacional sobre Drogas sobre alcohol en menores reflejan que baja el consumo. También decrecen las intoxicaciones etílicas atendidas por el 061, y los ingresos hospitalarios derivados de este motivo. No obstante, Jorge Suanzes Hernández (A Coruña, 1960), responsable en la Consellería de Sanidade de los Programas de Fomento de Estilos de Vida Saudables, asegura que hay que ser precavido y lamenta que haya un indicador que no sigue la misma tendencia positiva que el resto: la edad de inicio en el consumo de alcohol.

-¿Este descenso de consumo en menores es ya una tendencia?

-Tendremos todavía que esperar, para ver si se confirma o no este descenso en sucesivas encuestas. La pregunta del millón es si pueden atribuirse los resultados a la ley de prevención del alcohol en menores. Yo diría que hay que ser precavido, pero de confirmarse la tendencia podemos pensar que sí está teniendo influencia.

-Baja el consumo, ¿pero y las edades? ¿Aparecen casos en urgencias de menores de 14?

-En los ingresos que tenemos en Galicia de menores de edad, la mayoría están entre los 13 y los 14 años. Hay algunos mayores, y también alguno esporádico que tiene 11 o 12 años.

-Estos ingresos a edades tan tempranas, ¿se corresponden con la primera borrachera?

-Lo que ocurre también es que los propios servicios asistenciales ven muy joven al menor, y por ello se preocupan aún más. En el caso de los ingresos por intoxicaciones etílicas registradas por el 061 han ido bajando en general, y creo que es un descenso que se manifiesta en todas las edades. Sí es verdad que esta bajada es bastante menos acusada entre las mujeres, por lo que mientras las prevalencias de hace diez o quince años eran superiores entre hombres, en este momento se igualan. Disminuyen en total, pero proporcionalmente se igualan entre sexos.

-¿A qué puede atribuirse este descenso, además de a la nueva normativa?

-Evidentemente hay más motivos, la ley es solo una herramienta. Es posible que la presión de los cuerpos de seguridad sobre los locales donde se vende alcohol a menores haya tenido influencia, pero lo cierto es que la accesibilidad aún es sencilla. Creo que es posible que la clave esté en los propios jóvenes, y en la relación en sus hogares y con sus propios compañeros. El trabajo de prevención es lento y no tiene un éxito inmediato, es una tarea de cambio de valores. El hecho de que vayan disminuyendo las prevalencias de consumo nos hace ser optimistas, pero hay que ser precavidos porque este tipo de procesos son lentos.

-¿Cuánto más dañina es una borrachera a los 15 que a los 30?

-La clave está en dos aspectos. Primero, en que el sistema nervioso central no está plenamente desarrollado y hay evidencias de que el consumo de alcohol agudo y crónico a esas edades puede afectar a un desarrollo normal de este sistema nervioso. Otra realidad demoledora es que el consumo de alcohol de forma crónica siendo adolescente eleva mucho más el riesgo de ser un consumidor crónico en la edad adulta, con todas las consecuencias de salud conocidas: hepáticas, del sistema nervioso central, de páncreas e incluso de salud mental.

-Es decir, que el riesgo de caer en el alcoholismo está relacionado con la edad de inicio en el consumo.

-Está relacionado con la edad. Por eso, aunque las prevalencias son muy importantes para nosotros, un indicador muy sensible que todavía no se está moviendo lo suficientemente deprisa es el de la edad media del inicio del consumo. Me preocupa mucho más que un chaval empiece a consumir alcohol a los 13 años, que a lo mejor cinco a los 25. ¿Por qué? Porque el riesgo de que esos que empiezan a los 25 acaben siendo consumidores problemáticos es bajo en relación al chaval que empieza pronto.

-¿El consumo de alcohol en menores se asocia a otras drogas?

-Tiene una clara relación con el consumo de tabaco, aunque en este caso las cifras son más bajas. En general, todas las sustancias adictivas, sean o no legales, siguen una tendencia decreciente, salvo los hipnosedantes, que al final son fármacos, y no tengo claro por qué. En todo caso son prevalencias muy bajas. Quizás el cannabis es más estable, pero desde luego en cifras muy inferiores al alcohol. Con los números en la mano, lo que nos preocupa a nosotros es el consumo de alcohol, en segundo lugar el tabaco y quizás un poco el cannabis. En los menores, el consumo mixto, con varios tipos de drogas, es muy inferior que a edades más adultas, a partir de los 18 o los 20 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Me preocupa más un chaval que bebe a los 13 años, que 5 a los 25»