Los vándalos sacan pecho: «Fichados por la Civil. Ya somos oficialmente unos lokos»

Participantes en la fiesta «Project X» se mofaron en Twitter del destrozo

<span lang= es-es >La película que da nombre al fenómeno</span>. Imagen de la cinta «Project X», en la que una fiesta en una casa acaba con graves destrozos.
La película que da nombre al fenómeno. Imagen de la cinta «Project X», en la que una fiesta en una casa acaba con graves destrozos.

Santiago / La Voz

«Siendo fichados por la Civil. Sí, ya somos oficialmente unos lokos y el resto de creisis [por crazy, locos en inglés]». El tuit se completa con una imagen en la que tres menores, entre ellas la organizadora de la fiesta en la que se destrozó una casa de turismo rural en A Baña, posan haciendo el signo de la victoria con una patrulla de la Guardia Civil de Negreira a sus espaldas. La misma que los acababa de identificar, a las 14 horas del domingo día 7, nada más terminar el cumpleaños tras toda una noche y una mañana de juerga en la que se causaron desperfectos valorados en 30.000 euros.

A esto, a hacer una fiesta y destruirlo todo, se le llama hacer un Project X. La razón es que ese es el nombre de la primera película como director de Nima Nourizadeh y cuyo productor es Todd Phillips, el mismo de Resacón en Las Vegas. Otra cinta que va de fiestones incontrolados. Ese es el eje argumental de Project X: un joven que se queda solo en casa porque sus padres se van de viaje. Un amigo alocado que le organiza una fiesta aprovechando la coyuntura. Unos invitados que se multiplican como los panes y los peces. Alcohol y drogas a quintales. Chicos, chicas, feromonas y un final de caos y destrucción sin arrepentimiento.

Ausencia de culpa

Nada nuevo bajo el sol, porque siempre ha habido fiestas y siempre alguna se ha salido de madre. Y también siempre hubo películas con el fiestón loco de fondo, como el Risky Business de Tom Cruise. Lo que marca la diferencia entre el antes y el ahora es, precisamente, la ausencia de arrepentimiento. Una falta de culpa que muestra el hecho de que participantes en la fiesta en la casa rural A Ribeira do Tambre, de A Baña, pese al estado en el que había quedado el establecimiento, pese a acabar de ser identificados por la Guardia Civil y pese a que todo apuntaba a que la noche acabaría en el juzgado y con sus padres enterados, reaccionasen posando ante la cámara y presumiendo de locura.

Desde el entorno de las adolescentes que decidieron organizar el cumpleaños se ha explicado que la fiesta se desmadró porque aparecieron unos «bárbaros» que no habían sido invitados. El mensaje y la foto aparecidos en la red social Twitter no apoyan mucho esa versión.

«Yo también quiero hacer un Proyect X»

Tras publicarse la noticia del destrozo, que también ha salido en buena parte de las televisiones del país, Twitter se ha llenado de referencias a lo ocurrido y a la conexión con la película. «Yo también quiero hacer un Proyect X en una casa rural, está de moda al parecer», «Project X ha sucedido, real y cómo no en Galicia jajajaja» o «Los de la casa rural destrozada hicieron un Project X» son solo algunos de los mensajes que aparecen en la Red. No hay ninguno que hable de responsabilidades o consecuencias.

Si el cumpleaños de la casa rural era o no un Project X ya desde su convocatoria es algo que solo saben los jóvenes que acudieron a la fiesta. Ahora bien, siguieron fielmente el guion salvando algunos detalles. Falta ver cómo acaba la locura que presumen de haber oficializado e inmortalizado en un tuit.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
55 votos

Los vándalos sacan pecho: «Fichados por la Civil. Ya somos oficialmente unos lokos»