«Echo en falta más vibración social, y no hablo de agitación»

Radio Galicia celebra hoy sus 80 años con un «acto de familia»


santiago / la voz

Radio Galicia cumple ochenta años. Y lo celebra hoy en el Teatro Principal, entre las 12.00 y las 14.00 horas, con un programa especial conducido por Iñaki Gabilondo. «Es un halago imponente -dice- que me nombren un poco embajador de la SER en este acto de familia que tampoco es exactamente una celebración, no es un guateque, más bien es eso, un acto de familia».

-¿Nunca ha dejado de sentir el hormigueo al ponerse delante del micro?

-La radio la tengo dentro, llevo toda mi vida con ella.

-¿Cree que los medios de comunicación que nazcan ahora resistirán ochenta años?

-Sí, y creo que van a cumplir ochenta años algunos medios que aún no han nacido. Lo que va a ser más difícil es que cumplan años los que están ahora. La situación ahora mismo es desesperada, es una batalla por la supervivencia y la búsqueda de modelos que sustituyan a las actuales estructuras empresariales. Surgirán cosas, pero está el mundo entero cavilando, igual que hablamos nosotros aquí.

-¿La radio aguanta mejor que el resto?

-Creo que sí. Este momento concreto es terrible. Pero, ¿sabes lo que ocurre? Que, de todos los medios de comunicación, es el que estaba ya mejor colocado en la longitud de onda de las nuevas tecnologías. El periódico, de repente, descubre la información continua, constante y permanente, la secuencia perpetua, y va con la lengua fuera inventando una nueva manera de trabajar. Eso es lo que en la radio venimos haciendo siempre. En ese sentido, es un medio más corcho, que flota con más facilidad en estas aguas turbulentas.

-Le pillan en Santiago los ecos de tres óbitos importantes aunque de personas muy diferentes: Margaret Thatcher, José Luis Sampedro y Sara Montiel. Usted los conoció a todos...

-Echo de menos mucho a Sampedro porque era mi amigo, le quería mucho y me siento muy orgulloso de que él me quisiera a mí. A Sara Montiel le tenía mucho afecto también. Y a Margaret Thatcher la conocí porque le hice una entrevista larga en televisión. Son personas muy diferentes pero es muy interesante observar cómo todo, finalmente, es una colocación del punto de vista ante las cosas. Margaret Thatcher ve la sociedad y toma una determinada decisión porque la ve desde aquí; Sampedro toma otra porque la ve desde allí; y me gusta más la manera de mirar de José Luis, porque miraba desde la gente.

-¿Había vivido algún momento de tanta crispación?

-En el terreno político, la segunda legislatura de José María Aznar, sin duda. Pero de preocupación social y urbana no, porque no he conocido una situación como esta. Lo que estamos viviendo es, objetivamente, muy grave. Está resultando casi asombrosa la serenidad de la gente.

-¿Explotaremos?

-Echo en falta más vibración social, no hablo de más protesta. La Universidad, los medios, la política deberían estar devanándose los sesos en un ejercicio trepidante de búsqueda de salidas. Pero la gente está como aplatanada. No me gusta que la política nos esté dictando una consigna que nos invita a la espera, por eso hace mucho tiempo que no oigo decir «qué vamos a hacer», sino «cuándo va a pasar esto que está ocurriendo». Echo a faltar esa vibración pero, insisto, no estoy hablando de agitación. Es un error muy grande que nos estén invitando a una especie de situación de espera.

iñaki gabilondo periodista

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«Echo en falta más vibración social, y no hablo de agitación»