«Esto es un agujero de millones»

Los pocos visitantes que acudieron ayer al Gaiás no encuentran justificación a la obra


santiago / la voz

Si en Santiago arrecia la lluvia, en el Gaiás más. A primera hora de la tarde, en el grandioso complejo arquitectónico del Gaiás no hay más visitantes que en una sala de exposiciones de segunda categoría en la que refugiarse si llueve. José Ignacio y Pili, vigueses, hacen de anfitriones de Olga y Juan Carlos Corigliano, bonaerenses. Es la primera vez que ven de cerca la Ciudad de la Cultura, que oteaban desde la autopista. Ignacio no le encuentra justificación, «se me cae el alma cuando oigo copago en sanidad y educación y veo esto», dice. De cerca decepciona, «¿y todo esto vale tanto? Está prácticamente vacío. Nos hemos quedado a comer y da la impresión de ser una obra faraónica. Un despilfarro, las pirámides de Fraga». Juan Carlos nunca había oído hablar del Gaiás en Argentina, y le ha llamado la atención la sensación de vacío entre tanta piedra y metros cuadrados, «se nota vacío, no hay gente interesada en concurrir». Olga y Pili, por su parte, se han quedado fascinadas con la piedra del complejo, en la que se visualizan perfectamente plantas e incluso troncos fosilizados. «Nadie se ha dado cuenta del tesoro que tienen acá», explican.

En A Cantina, el restaurante y cafetería ubicada en el edificio del Arquivo de Galicia, levantan la sobremesa un grupo de cinco personas. Dice el camarero que cada vez hay más gente y se nota el aumento progresivo. La paralización «paréceme mal, agora que xa está feito».

La biblioteca del Gaiás y sus famosas estanterías que aún buscan libros fue uno de los primeros edificios en inaugurarse. Al recorrer sus pasillos surge una sensación monástica. Y claro, qué mejor sitio para preparar un examen. En una de las mesas Ricardo Fernández, estudiante de Biología, despliega sus apuntes y prepara los exámenes sin que nadie le moleste. A falta de espacio en las bibliotecas universitarias, buena es la del Gaiás. De hecho, explica que los fines de semana, cuando en la USC solo permanece abierta una de ellas, muchos universitarios suben aquí. «Aquí, coges sitio sin problema», aclara. «Me parece razonable la paralización, pero no tendría que haberse hecho. Esto es un agujero al que tiraron millones», dice.

en directo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

«Esto es un agujero de millones»