Ediles de Ponteareas huyen por la ventana de unos manifestantes

El jefe de la Policía Local resultó herido al ser empujado por un hombre


ponteareas / la voz

La escalada de la tensión acumulada porque no se ha resuelto la situación de miles de afectados por las preferentes desembocó ayer en un incidente violento en Ponteareas. El jefe de la Policía Local, Marcial Cernadas, tuvo que ser trasladado por una ambulancia al Hospital de Fátima, de Vigo, con lesiones en las costillas tras haber caído por las escaleras del Ayuntamiento empujado por un radical. Al parecer, el agresor es una persona con antecedentes policiales.

Muchos concentrados intentaban acceder al salón de plenos y el jefe de la Policía Local intentaba impedirlo. En medio de la tensión se produjo el forcejeo en las escaleras de la casa consistorial, donde resultó herido el jefe del cuerpo policial.

Hasta el lugar se desplazaron tres vehículos de la Guardia Civil y otros dos de la Policía Local. Las fuerzas de seguridad lograron cerrar las puertas del Ayuntamiento para evitar que se produjeran nuevos incidentes. Ante el panorama tan alterado, los ediles del grupo de gobierno optaron por abandonar el edificio por la parte de atrás, saltando por una ventana. El PSOE ha condenado los hechos violentos. Tanto los socialistas como los nacionalistas han lamentado la actitud del alcalde respecto a los suscriptores de las preferentes, 800 en Ponteareas.

Todo comenzó poco después del inicio de la sesión, a la que no pudieron asistir los concejales de la oposición, ya que el alcalde señaló que no se encontraban en el pleno a su hora, extremo que ha desmentido el edil socialista Tomás González, que ha asegurado que llegaron al lugar diez minutos antes de las ocho, hora prevista para el comienzo del pleno.

«Sindicalista»

El portavoz de los afectados, Julio Vicente González, miembro de la plataforma de O Rosal, tomó la palabra para reclamar el apoyo del equipo de gobierno del PP, el único grupo que se encontraba en la sala.

El alcalde, el popular Salvador González Solla, lo dejó hablar y le llamó «sindicalista» y lo recriminó diciéndole que no tiene participaciones preferentes. En ese momento, los asistentes, que ocupaban por completo el salón de plenos, empezaron a gritar y a silbar, y la celebración del pleno se hizo imposible, por lo que el alcalde decidió levantar la sesión.

Mientras eso sucedía, más de 200 personas se concentraban a las puertas del Concello. Además de los afectados por las preferentes, había padres de estudiantes convocados por la federación de asociaciones de padres de alumnos que se habían movilizado en protesta por la subida del precio del servicio de comedor aprobada por la Xunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
73 votos

Ediles de Ponteareas huyen por la ventana de unos manifestantes