La USC niega ayudas al hijo de una maltratada por ser varón

m. santalla / t. montero VILAGARCÍA, SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

«A exención só é de aplicación a mulleres e fillas», alega la universidad. El alumno podrá beneficiarse de la matrícula gratis cuando se corrija el texto del DOG

27 feb 2013 . Actualizado a las 15:08 h.

Tiene dieciocho años y hace apenas unos meses que cumplió el sueño de su madre de verlo cursar estudios universitarios. Con mucho esfuerzo y la ayuda de familiares, esta mujer, víctima de violencia doméstica, logró que su hijo se matriculase en Economía en la Universidade de Santiago (USC) y emprendiese su carrera hacia ese futuro mejor que todo padre desea para sus vástagos. Sin embargo, una desafortunada normativa se ha cruzado en su camino. Hace unos días, desde la USC le llegaba una carta en la que se le comunicaba que le denegaban la gratuidad de su matrícula universitaria.

La resolución de la Unidade de Xestión Académica Campus Norte se basa en el texto del decreto que la Consellería de Educación publicó en julio con el fin de fijar los precios públicos para este curso. En esa norma se indica que «quedan exentas do pagamento polos servizos académicos regulados no presente decreto as alumnas que sufran violencia de xénero. Tamén quedan exentas no caso de que sexan as súas proxenitoras as que o sufran». Con este texto como fundamento, la USC concluye que «a exención só é de aplicación ás mulleres e fillas» y por ello, pese a que en sus propias normas habla de hijos en sentido genérico, ha notificado a esta familia de Vilagarcía que tendrá que pagar su matrícula.

Desde la Consellería de Educación reconocían ayer que se cometió un error en la elaboración de esa norma y que, efectivamente, su redacción da pie a esa interpretación. Sin embargo, desde el departamento autonómico aluden al espíritu de esa reglamentación y aseguran que, atendiendo a su esencia, la USC hubiese podido conceder la matrícula gratuita a este alumno. Desde el departamento que dirige Xesús Vázquez aseguraban ayer que, por supuesto, a la hora de elaborar el decreto del próximo curso tendrían mucho cuidado de no volver a cometer un error de este tipo.