El ladrón del Códice dice que en la catedral de Santiago se robaba dinero y se practicaba sexo

Presenta una declaración de quince folios que se ofrece a ratificar y ampliar ante el juez


Santiago

Hacía meses que se sabía que más pronto que tarde el caso del robo del Códice Calixtino viraría hacia las acusaciones de prácticas sexuales y robos generalizados del dinero de las limosnas en la catedral de Santiago. El ladrón confeso del famoso libro, Manuel Fernández Castiñeiras, ha materializado su amenaza en forma de un escrito de quince folios. En términos jurídicos, un acta de manifestaciones que se ofrece a ratificar y ampliar ante el juez José Antonio Vázquez Taín, que recientemente concluyó la instrucción de la causa.

El escrito de Fernández Castiñeiras relata relaciones sexuales en la catedral compostelana y entre miembros de la Iglesia y apunta directamente hacia el exdeán del templo, José María Díaz, cuando habla de su «intensa relación sentimental» y de «actitudes que iban más allá de lo humanamente paternal» como por ejemplo «frecuentes palmaditas en el culo».

El escrito del ladrón del Códice hay que enmarcarlo en la línea que seguirá su defensa en el juicio. Su abogada, Carmen Ventoso, presentará a Manuel Fernández Castiñeiras como una persona de gran fe cristiana, abrumado y atormentado por todo lo que veía y vivía en la catedral compostelana. Un argumento que ya adelanta en el incendiario escrito que ha presentado en el juzgado, en el que dice que «la gente nunca se enterará de la tristeza que yo siento y he sentido durante años al contemplar, por haberlo visto cuando iba a rezar, cuando iba a tomar un café o cuando me lo contaban los propios protagonistas en confianza, que ni la pobreza ni la castidad existen en algunas personas que se les supone».

El ladrón del Códice, al que le encontraron casi dos millones de euros en sus propiedades y que está también acusado de haber robado durante más de una década en la caja fuerte de la catedral, asegura también que el robo era práctica habitual en la catedral y que estaba generalizado. «En la catedral yo siempre vi que robaban dinero [...] metían la mano en la bolsa y sacaban dinero, eso lo vi yo», asegura Fernández Castiñeiras, que añade que «cuando venían las ofrendas en cestos o recipientes con plata, jamones o buenos vinos, cogían lo mejor y se lo llevaban y el resto lo veía yo entrar por la puerta de la sacristía, pero ya habiendo vaciado parte del recipiente».

Fernández Castiñeiras se ha decidido ahora a hablar, pero asegura que llevaba mucho tiempo «pensando en cómo hacer para que la gente se entere de lo que estaba pasando en la catedral de Santiago», y advierte que su escrito, pese a tener quince folios, es solo «un pequeñísimo granito de arena de lo mucho que tengo que manifestar». Una amenaza que apunta directamente a la Iglesia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
134 votos

El ladrón del Códice dice que en la catedral de Santiago se robaba dinero y se practicaba sexo