El liquidador que fue fontanero y halló su vocación al ver «Pretty Woman»

la voz

De Cabo no fue el único hombre que viendo Pretty Woman quiso ser Edward Lewis, el personaje que encarnaba Richard Gere. Lo que convierte en singular a este empresario valenciano que antes fue fontanero es que, según sus allegados, mientras el resto soñaba con hacer el bien sacando de la calle a una meretriz como Julia Roberts, él en lo que se fijó es en la forma en la que aquel hombre se hizo inmensamente rico: comprando empresas con problemas, despedazándolas y vendiéndolas por partes. Al contrario que Lewis, Ángel de Cabo nunca mostró una gran intención en que con ese método las compañías resurgieran de sus cenizas, sino que se limitó a hacer mucho dinero llevándolas al cierre. Un mecanismo que le valió el apodo de el liquidador y que lo ha llevado a a la prisión madrileña de Soto del Real. Sus pasos por Marsans, Nueva Rumasa o Teconsa no fueron todo lo limpios que exigía la ley y en diciembre del 2012 fue detenido en el marco de la operación Crucero junto al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz-Ferrán. A De Cabo le encontraron una cuenta en Suiza con 5 millones y 400.000 euros en su casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El liquidador que fue fontanero y halló su vocación al ver «Pretty Woman»