Juzgan a un vigués por abusar de la hija de una desahuciada, a las que acogió en su casa

El acusado se enfrenta a cinco años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales a una menor y un año por tenencia de pornografía infantil

LA VOZ

Un vigués de 68 años se sentará hoy en el banquillo acusado de acoger en su casa a una desahuciada y abusar de la hija de esta de 12 años y abofetearla. Además, la policía halló en un disco duro una carpeta llena de fotos de menores desnudas.

El juicio se celebra hoy en la Quinta Sección de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, y el acusado se enfrenta a cinco años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales a una menor y un año por tenencia de pornografía infantil.

Todo empezó en el verano del 2011, cuando F.J.R.G., natural de Madrid y entonces de 66 años, entabló una relación de amistad con una mujer que pasaba por problemas económicos porque iba a ser desahuciada de su vivienda, que compartía con su hija de 12 años. El amigo sexagenario les ofreció quedarse en su casa, situada en Vigo, y adonde se mudaron el 22 de octubre del 2011 la mujer y su hija.

Solo dos días después, el anfitrión y benefactor, supuestamente, aprovechó que se encontraba en su dormitorio a solas con la niña y abusó de su pequeña invitada. Hubo más tocamientos en otra ocasión.

Tres días después, el 27, el acusado le habría propinado un bofetón a la niña y la hizo sangrar por el labio, con ánimo de menoscabar su integridad física. La herida tardó 4 días en curar.

Menores desnudas

Tras la denuncia, el juez ordenó registrar la vivienda. La comisión judicial halló un disco duro de color verde que contenía imágenes en las que aparecían distintas menores desnudas, algunas de las cuales se exhibían con «incitadora actitud sexual». La Fiscalía llegó a la conclusión de que el acusado tenía las imágenes para uso propio y no tenía intención de difundirlas. También hallaron fotos de la menor de la que habría abusado, pero las imágenes eran corrientes.

Además de las peticiones de cárcel, la Fiscalía pide que el tribunal le prohíba acercarse o comunicarse con la menor por un período de 5 años. Por la falta de lesiones, el ministerio público propone 10 días de localización permanente.

A mayores, la Fiscalía pide que la niña sea indemnizada con 120 euros por la curación de sus lesiones del bofetón y que el acusado la compense con 1.500 euros por haberle ocasionado daños morales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Juzgan a un vigués por abusar de la hija de una desahuciada, a las que acogió en su casa