la voz

La nieve sigue cayendo sobre Galicia y todavía mantendrá hoy cerrados 33 colegios de las áreas de montaña, 14 en Lugo -en Pedrafita ya quedaron ayer aislados varios núcleos de población- y 19 en Ourense. Ante los avisos lanzados por las agencias meteorológicas por acumulación de nieve de entre 10 y 20 centímetros, la Xunta decidió ayer prolongar la suspensión de la actividad docente y del transporte escolar en los centros educativos de ambas zonas. En el resto de las comarcas que ayer estuvieron afectadas por la alerta sí se reanudan hoy las clases, aunque la Consellería de Educación ha pedido un especial cuidado en el caso de los colegios del sur de Lugo y Ourense y de Valdeorras tanto en las rutas de los autobuses como si se realizan actividades en el exterior.

Ayer, de hecho, los efectos del temporal resultaron ser peores de lo que se esperaba. Unos 7.800 alumnos de cien colegios e institutos de toda Galicia no pudieron asistir a clase por incidencias relacionadas con la nieve y el hielo, aunque inicialmente la suspensión de las clases se preveía para 34 centros.

En la provincia de Ourense, por ejemplo, las intensas nevadas en numerosos municipios, no solo los de montaña, obligaron a los directores de muchos centros que tenían previsto abrir sus puertas a optar por el cierre. Además, en muchos otros las clases comenzaron más tarde debido a los retrasos en la llegada de los buses escolares por los problemas registrados en las carreteras y que incluso tuvieron que saltarse algunas paradas. Así, aunque en principio se había suspendido la actividad escolar en 20 colegios ourensanos, finalmente cerraron 39, dejando sin clase a 4.480 niños.

En Lugo iban a cerrar ayer 14 centros y finalmente no hubo clase en 53, afectando a 2.016 escolares. En Pontevedra fueron 1.400 alumnos de 8 colegios e institutos de los concellos de Forcarei, A Cañiza, Rodeiro, Dozón, Crecente e Covelo. Tampoco pudieron circular algunas líneas de transporte en Cerdedo y en el colegio de Vilatuxe, en Lalín. En la provincia de A Coruña solo se presentaron incidencias puntuales en el transporte escolar en los municipios de Aranga, Melide, Pontedeume, As Pontes, Santa Comba y Toques.

Porque, además de los colegios, las carreteras fueron también las grandes damnificadas por el temporal de ayer. La nieve -que ayer llegó a cubrir zonas altas de la comarca de Vigo- complicó mucho la circulación en numerosas vías. Una docena de carreteras principales y cientos de viales secundarios y pistas de la provincia de Lugo se vieron afectados. En la LU-633, en el alto do Poio, entre Pedrafita y Sarria, se cortó el tráfico por la mañana, al igual que el alto da Gañidoira, en Muras, entre Viveiro y Vilalba, situado a 720 metros de altitud, poco después de que quedasen atrapados ocho vehículos. También fue necesario usar cadenas y hubo restricciones de tráfico en Ourense (carreteras de A Gudiña, Bande, Xunqueira de Espadanedo, Melón, Verín), Pontevedra (Forcarei, Lalín, Silleda, Dozón, Cerdedo, Rodeiro, A Cañiza) y A Coruña (Montesalgueiro, O Seixo, Paradela, Cerceda y As Pontes).

Información elaborada por M. Vázquez, L. Rey, M. Sande y C. Elías

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La nieve aún mantiene cerrados 33 colegios de Lugo y Ourense