Galicia, ¿campeona del déficit?

Madrid la sitúa como la novena con menos déficit hasta el tercer trimestre y Facenda recuerda que el dato clave es el cierre del año


Santiago / La Voz

Entre las banderas que Feijoo levanta para hacer balance de su gestión figura en un lugar reservado el argumento de que Galicia lidera el cumplimiento del objetivo de déficit público entre las autonomías, fijado en el 1,5 % del producto interior bruto (PIB) para el 2012 y reducido al 0,7 % en este 2013. Aunque con polémica, eso se cumplió al cierre del pasado 2011. Galicia encabezó el ránking de las comunidades más aplicadas al alcanzar el 1,6 %, la mitad que la media de las regiones, pero la oposición no se cansa de repetir que se alcanzó esa meta con la treta de cerrar el ejercicio en septiembre. La incógnita es saber qué ocurrirá al cierre del 2012. Y si la comunidad tendrá su sillón en el podio.

La foto fija

En mitad de la tabla. Hacienda ha hecho públicos los datos relativos hasta el tercer trimestre del pasado año. Y ahí Galicia, con un déficit equivalente al 1,17 % de su PIB, ocupa el noveno puesto. Montoro y su equipo han situado a la comunidad gallega entre las que «pueden estar en la línea de cumplir», junto a Asturias, Cataluña, La Rioja, Aragón, Madrid, Castilla y León, País Vasco y Navarra. Apercibidas por riesgo de desviación estarían Andalucía, Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha, Canarias, Extremadura y Baleares.

Las contradicciones

¿Castilla-La Mancha mejor? Un análisis detallado de los datos divulgados por Hacienda muestra algunas realidades aparentemente contradictorias. Por ejemplo, Castilla-La Mancha, con claros indicios de incumplir el objetivo del 1,5 % del PIB en el 2012, logró hasta el tercer trimestre un déficit del 1,06 %. O Asturias, en plena crisis económica, alcanzó un superávit del 0,63 %. Esto se explica porque el dato que ofrece Hacienda mide el equilibrio de gastos e ingresos acotado a lo que va de ese año. Y aquí influyen muchas variables; por ejemplo, si se ingresan o no anticipos del Estado o cómo es el ritmo de ejecución presupuestaria. En resumen, tomar como referencia el dato acumulado hasta un trimestre para determinar quién cumplirá mejor al final del año conlleva un alto riesgo de error, aunque la cifra sí sirva para apreciar cuál es la tendencia. De hecho, la experiencia indica que una parte apreciable del déficit autonómico se genera en los últimos meses del año. Por ejemplo, entre las comunidades apercibidas por Montoro figuran dos que hasta el tercer trimestre del 2012 lograron un objetivo de déficit mejor que el gallego. Se trataría de Baleares (0,63 %) y La Mancha (1,06 %). Preguntado al respecto, el departamento que lidera Elena Muñoz se ha limitado a asegurar, sin ningún atisbo de duda, que Galicia cumplirá en el 2012 con el límite de déficit establecido por Madrid.

¿Hacia el podio?

Varios competidores. Toda vez que Galicia mantiene un balance entre ingresos y gastos dentro del parámetro fijado por el Gobierno central, la siguiente pregunta que surge es si concluirá el 2012 como líder o en el pelotón de cabeza. Para ver la tendencia sin elementos de sesgo conviene estudiar el resto del año. En la foto fija hasta el tercer trimestre figura en el puesto noveno. Pero en el balance del primer semestre figuraba en duodécimo lugar, aunque también dentro del objetivo (1,07 %). Asturias, Cataluña, La Rioja, Aragón, Madrid, Castilla y León, País Vasco y Navarra, según Montoro, se sitúan también en el pelotón de autonomías encaminadas a cumplir. Y otras comunidades, como Cataluña, empiezan a recoger los frutos de sus draconianos planes de ajuste.

La tendencia

Polémica a la vista. La principal duda que surge, como teme la oposición gallega, es si Galicia, a tenor de los datos que ofrece Hacienda, ha dejado de pertenecer al grupo de las comunidades más cumplidoras por tener que haber hecho frente este año 2012 a compromisos aplazados del anterior ejercicio. Como contrapunto, Facenda recuerda que al cierre del tercer trimestre el peso del déficit sobre su PIB es cuatro décimas inferior al que se registraba justo un año antes. Y de forma constante, la Xunta insiste en que el equilibrio de las cuentas gallegas sería otro si Zapatero hubiera cumplido con el sistema de financiación autonómica o si el Gobierno del PP no se hubiera encontrado en el 2009 las facturas agachadas en los cajones por el bipartito.

Cambio de rumbo

Ajustes generalizados. Con el aliento de Bruselas en el cogote, el Ejecutivo central se ha apresurado a imponer una estricta dieta a las autonomías. Más o menos rezagadas, todas han adoptado programas de ajuste, denominados planes económicos financieros (PEF), sometidos a un estricto control periódico. Los datos hechos públicos por Montoro a finales del pasado año mostraban que el conjunto de las comunidades, en los cuatro primeros meses de aplicación de los PEF, habían reducido gastos por un importe equivalente a los 7.243 millones de euros e incrementado los ingresos en 1.559 millones. Tanto Montoro como el Gobierno de la Xunta, en palabras de la propia conselleira, defienden que sin equilibrio en las cuentas resulta imposible entrar en la senda del crecimiento, toda vez que resulta imposible hallar una financiación en los mercados en condiciones aceptables. Elena Muñoz dijo hace días a este periódico que el gasto incontrolado «conduciría a Galicia a la quiebra». Pero hay quien sostiene que, en tiempos de recesión, convendría fijar unos límites de déficit algo más laxos para detraer un parte de esos recursos a inversión productiva y contrarrestar así la atonía de la demanda privada.

¿Retirada de ayudas?

Amenazas de Montoro. En el marco de la nueva normativa estatal de sostenibilidad financiera, con rango de ley orgánica, Hacienda tiene claro que el Gobierno central no puede correr con el gasto de tomar medidas tan impopulares como congelar las pensiones para llegar al límite de déficit impuesto por Bruselas (6,5 % del PIB) mientras hay comunidades que incumplen el ritmo de ejecución de sus planes de ajuste. De ahí la advertencia lanzada a siete autonomías. La principal arma de Montoro es que la concesión de las ayudas del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) está condicionada al cumplimiento del objetivo de déficit público para las comunidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Galicia, ¿campeona del déficit?