Los pilotos de los dos «Pesca» retoman las guardias de 24 horas

El servicio se repuso el sábado en Vigo y el lunes en Celeiro


redacción / la voz

Galicia vuelve a tener tres bases de helicópteros de rescate con guardias de presencia física implantadas las 24 horas del día: la de Alvedro, donde está el Helimer 210; la de Peinador, de donde despega el Pesca 1, y la de Celeiro, sede del Pesca 2.

Inaer, la empresa que opera tanto las aeronaves de Salvamento Marítimo como las del Servizo de Gardacostas, retomó el servicio de guardias de 24 horas en el hangar de Vigo y en el de Celeiro. En ambos había quedado en suspenso desde el pasado 28 de noviembre, después de que la repentina baja de varios pilotos hiciese imposible cumplir el contrato que la compañía había firmado con la Xunta apenas un mes antes. La Administración autonómica firmó entonces una resolución transitoria que permitió a la empresa tener a los pilotos de los helicópteros de salvamento marítimo en un régimen de guardias localizadas, con lo que el tiempo de respuesta pasó de ser de 10 minutos -el estipulado cuando existen guardias de presencia física permanentemente en la base- a 45 minutos -lo pactado cuando no están los pilotos en la base y deben desplazarse-. Era este último sistema, el de las guardias localizadas y no en la base, el que estaba implantado en Vigo y en Celeiro cuando se produjo la caída al mar de una percebeira en Oia que acabó de forma funesta y el que estaba vigente cuando un tripulante se precipitó por la borda frente a Burela y tuvo que ser movilizado el helicóptero de A Coruña para rescatarlo.

Tanto fuentes de la Consellería do Mar como de la propia Inaer confirmaron que los pilotos del Pesca 1 están turnándose para hacer guardia las 24 horas del día desde el pasado sábado, mientras que en Celeiro las guardias de presencia física se retomaron el lunes 31, apurando así los plazos, pues la resolución transitoria expiraba justo ese día.

Bajas en la empresa

Inaer había pedido un tiempo a Mar para acabar de formar a los pilotos y suplir las bajas que había sufrido la plantilla. La marcha al extranjero de varios profesionales confluyó con el problema de la falta de horas del personal. Ocurre que la empresa planificó el trabajo del año contando con que cada piloto podría hacer 2.250 horas de vuelo, pero, a mediados de marzo se aprobó el convenio colectivo que, en consonancia con la normativa europea, rebajó a 2.000 ese límite, con posibilidad de ampliarlas en 150 horas si llegaba a un acuerdo económico. Ese cambio en las condiciones laborales, el abandono de la empresa de varios pilotos y que no se alcanzase un pacto para retribuir las horas extras acabó con la implantación de las guardias localizadas.

El tiempo de respuesta del «Pesca 1» y del «Pesca 2» es ahora de 10 minutos

Votación
4 votos

Los pilotos de los dos «Pesca» retoman las guardias de 24 horas