Último adiós a Ceferino Díaz, alma galleguista del socialismo

El socialismo gallego despide en Escairón a una de sus voces más destacadas desde la transición


Lugo / Santiago | La Voz

Personalidades del socialismo gallego han dado este lunes su último adiós a una de sus voces más destacadas desde la transición, Ceferino Díaz, fallecido el domingo en Santiago tras más de una década de lucha contra el cáncer.

A las 17.00 horas se celebraba el funeral en honor al exdiputado en la iglesia parroquial de Escairón, su pueblo natal, al que han acudido el secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, además de numerosos representantes del partido, como José Blanco, Ismael Rego o José Ramón Gómez Besteiro.

La muerte de Ceferino Díaz Díaz (Escairón, O Saviñao, 1947) desató una cascada de condolencias para recordar una figura determinante para comprender el devenir de la izquierda en Galicia desde los años de la democracia.

Militante del Partido Socialista Galego en la transición, la fuerza nacionalista que lideraba Beiras, Díaz fue de los que se decantó por llevar el proyecto político al abrigo del PSOE tras el fracaso de las elecciones de 1977. Justo el camino inverso al de otros compañeros, que acabarían en el BNG.

Díaz encarnó siempre el alma galleguista del socialismo y hace muy pocos días incluso suscribió su apoyo a la plataforma creada para regenerar el PSdeG. Diputado en el Parlamento gallego entre 1981 y 1996 y en el Congreso entre el 2000 y el 2011, profesor en la Universidade de Santiago, nunca llegó a ejercer un cargo de gestión pública. Ni el deterioro que le había generado su enfermedad en los últimos tiempos fue suficiente para acabar con su actividad. Nunca abandonó la política en la esfera social, a la que seguía vinculado. Un estilo de vida, construido ya desde del tardofranquismo y del que jamás se desprendió, igual que otros compañeros suyos de la transición, que lo bautizaban cariñosamente como Cefe.

Para comprender gran parte de la admiración a su figura habría que remontarse al 2002, año del Prestige, cuando los médicos le diagnosticaron un cáncer medular. Estaba hospitalizado cuando se produjo el naufragio y él mismo llegó a reconocer que fueron las ganas de volver al Congreso para pedir explicaciones las que le dieron aliento para combatir la enfermedad.

Votación
55 votos

Último adiós a Ceferino Díaz, alma galleguista del socialismo