El acusado del incendio de Ames en el 2006 no está trastornado

Los forenses dicen que tiene bajo nivel cultural, pero capacidad para saber lo que hace


Santiago / La Voz

La segunda jornada del juicio por uno de los incendios forestales de la ola del 2006 que tuvo lugar en Ames (A Coruña) contó hoy con el testimonio de los vecinos afectados y los peritos. Tras su declaración ha quedado visto para sentencia.

Los médicos que examinaron al acusado han determinado que José Ramón Gallego Puente no está trastornado, porque no se aprecian en él delirios ni brotes psicóticos que impidan su imputabilidad. Tiene, según el informe, plenas capacidades intelectuales y de la voluntad, aunque se aprecia, eso sí, un bajo nivel cultural que los médicos creen no afecta a su capacidad para urdir un plan para cometer un delito como por el que se juzga.

Los vecinos, por su parte, relataron como perdieron una gran cantidad de fincas que quedaron arrasadas por el fuego. También confirmaron que las llamas cercaron sus casas, lo que respalda la versión del fiscal del caso, Antonio Roma, que considera que el acusado puso en peligro la vida de personas, por lo que le aplica un tipo agravado del delito de incendio que permite solicitar, como es el caso, un mínimo de diez años de prisión.

El fiscal ha concluido que José Ramón Gallego Puente es el autor del fuego que se inició en la parroquia de Biduído (Ames) el 4 de agosto del 2006 y que se extendió hasta la de Osebe (Teo), calcinando 170 hectáreas de monte. Considera que ha quedado probada su presencia en el lugar de los hechos en el momento en el que se inició el incendio, ya que varios policías locales le situaron en una pista muy próxima a los dos focos simultáneos del fuego. Además, resalta que la existencia de catorce mecheros y al menos una lata de gasolina en el maletero del coche del acusado es una prueba de cargo suficiente para atribuirle los hechos.

La abogada defensora, por su parte, pide la libre absolución del acusado. Sostiene que nadie le vio prender el fuego y que el registro del vehículo en el que se le encontraron los mecheros y la lata de gasolina vacía se produjo el 1 de septiembre del 2006, casi un mes después de los hechos, por lo que no se puede establecer una relación entre ambas circunstancias.

En el caso de que el tribunal decida condenar al acusado, solicita que se le aplique una rebaja de la pena de diez años que pide el fiscal por dilaciones indebidas, ya que no es justificable un retraso de seis años en la instrucción de un caso que no reviste complejidad añadida. También considera que si hay condena debería ser solo por daños, ya que finalmente nadie resultó herido y no se quemó ninguna casa, y que también habría que aplicarle atenuantes porque estima que se ha probado que su inteligencia está por debajo de la media.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El acusado del incendio de Ames en el 2006 no está trastornado