El personal del Registro Civil da por hecho el fin de la gratuidad

Los funcionarios no temen por su empleo, pero critican la privatización

En Pontevedra hubo una recogida de firmas contra la política de tasas del Ministerio de Justicia.
En Pontevedra hubo una recogida de firmas contra la política de tasas del Ministerio de Justicia.

A Coruña / La Voz

Un Registro Civil es uno de esos edificios que hay en las ciudades al que todo ser humano va a tener que ir algún día. En el de A Coruña acude a diario medio millar de personas de nueve de la mañana a seis de la tarde. Y nada se paga por cualquier documento que se solicite, desde certificados de nacimiento o defunción hasta fes de vida. Pero pronto esa generosidad de la Administración puede dar un vuelco. Los funcionarios del Registro Civil temen que si Gallardón se sale con la suya y cede la gestión a los registradores de la propiedad, se tendrá que echar mano al bolsillo cada vez que se necesite cualquier tipo de documento.

Los empleados públicos no temen por su trabajo. Se saben protegidos, pues si los registradores se hacen cargo del registro, «se supone que pondrán a sus propios empleados y a nosotros se nos trasladará a otro juzgado». Por tanto, no es ese el problema. El problema «lo tendrán los ciudadanos», que tendrán que pagar «por algo que hasta ahora es gratis», según funcionarios del registro coruñés, donde solo ayer reunieron 200 firmas en señal de protesta.

En el de Pontevedra, la indignación y el malestar también es palpable. Ya no solo los funcionarios, que critican no tener conocimiento alguno de su futuro, si bien se imaginan, como los de A Coruña, que serán adscritos a algún juzgado. Pero, hoy por hoy, es una página en blanco. A los usuarios no les convence la promesa de que se mantendrá la gratuidad en el servicio. «Total, el Gobierno ya ha roto muchas promesas, una más no se va a notar», apuntaba un pontevedrés que se reconoció como votante del PP decepcionado.

Gratuidad o pago

A escasos metros, miembros de la plataforma sindical Por unha Xustiza para Todos recogían firmas en contra de la política del Ministerio de Justicia. Castor Atrio, del CSI-F, es de los que consideran que la gratuidad universal del Registro Civil tiene los días contados. «Cuando acredites insuficientes recursos, seguramente será gratuito. Le han multiplicado por cinco los aranceles a un notario. Si no te lo cobran por un lado, lo harán por otro». Todos coincidieron en que determinados trámites seguirán siendo gratuitos, pero el problema surgirá cuando estas gestiones lleven aparejadas otras: «El expediente de matrimonio hoy te sale gratis. El registrador lo que va a hacer es distribuir el expediente y tal vez por él no cobre, pero a la hora de pedirte las certificaciones a tu lugar de origen sí te va a cobrar y el notario por casarte te va a cobrar...».

Gestión «pública»

Por otra parte, el Ministerio de Justicia garantizó ayer «la gestión pública del Registro Civil» cuando se apruebe el anteproyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros en el que trabaja para descongestionar los tribunales. informa Efe. Según informa el ministerio, esta reforma para unificar todos los Registros incluye también el objetivo de «desjudicializar» el Civil previsto en una ley aprobada por el anterior Gobierno, cuya entrada en vigor estaba prevista para el 2014.

El ministerio trabaja en un texto en el que figura que el Registro Civil quedará en manos de los registradores, que son funcionarios públicos del Estado y que verán de esta forma aumentadas sus funciones tradicionales, pero sin percibir una contraprestación económica por ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

El personal del Registro Civil da por hecho el fin de la gratuidad