Feijoo promete «esperanza» contra el «abafante» drama del paro

El líder del PPdeG toma posesión como presidente de la Xunta en una ceremonia íntima a la que no acudieron representantes de Alternativa ni del BNG


Santiago / La Voz

Con un discurso repleto de guiños a la unidad, a Galicia y a los valores plasmados en la Constitución liberal de 1812, Alberto Núñez Feijoo prometió ayer su cargo como presidente de la Xunta en una ceremonia más íntima que de costumbre celebrada en el salón noble del Parlamento gallego, con un discurso en el que intentó trasladar un mensaje de esperanza a aquellas personas a las que el «abafante» drama del desempleo o a los que de alguna forma se sienten «vítimas dunha situación que non provocaron».

Feijoo tomó la palabras tras la breve introducción realizada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que lo definió como un dirigente «íntegramente gallego» que consiguió que la comunidad tenga «un futuro por delante» merced a que el Gobierno de Feijoo «ha sabido recomponer el presente antes que nadie». Agregó la número dos de Rajoy que Galicia no es un problema para España, sino «parte de la solución».

El guiño a la unidad y la cooperación interterritorial que dejaba escapar la intervención de Sáenz de Santamaría fue recogido también por el propio Feijoo con estas palabras: «Galicia está en Europa e fai mellor Europa. Galicia está en España e fai mellor España». Del crudo contexto del presente, con centenares de afectados por las participaciones preferentes que hicieron oír sus gritos contra el «saqueo» del que fueron objeto dentro de la ceremonia, intentó escapar Feijoo con alusiones al futuro. Aludió al «desacougo de tantos compatriotas» que sufren con la crisis, pero les dijo que para ellos existe esperanza. «Existe esperanza. Coñecémola, construímola, vivímola», manifestó el ya presidente de la Xunta, quien adujo que esa esperanza es «Galicia» y su sociedad «vital, plural e diversa».

Ausencia de AGE y el BNG

 Feijoo concluyó su intervención con una alusión al resurgir de la comunidad, un clásico ya  en sus discursos. «Rexurdiremos», proclamó, ante la mirada de todos los expresidentes vivos de la Xunta: Fernández Albor, González Laxe y Emilio Pérez Touriño. En el acto de toma de posesión también estuvo acompañado por la ministra de Fomento, Ana Pastor, y una amplia representación de diputados del PP y el PSdeG. Tanto Alternativa Galega de Esquerda (AGE) como el BNG decidieron ausentarse para boicotear la ceremonia, mientras algunos de sus dirigentes sí acudieron a saludar a los manifestantes.

La cantante Rosa Cedrón cerró el acto entonando el himno gallego, acompañada de un solo de gaita. Por primera vez desde hace 22 años, se suspendió la toma de posesión abierta que solía celebrarse en la plaza del Obradoiro. La calle está que arde y la clase política parece optar por no correr riesgos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Feijoo promete «esperanza» contra el «abafante» drama del paro