«Suso, tes que sacarme a multa»

La Subdelegación del Gobierno acabó siendo un santuario de rogativas

Jesús Otero y Julio González, en el 2007
Jesús Otero y Julio González, en el 2007

Lugo / la voz

«E logo... ¿Ti non estás imputado? Pois se non estás imputado non es ninguén». Esa frase comenzó a circular con mucha sorna en Lugo cuando la jueza San José, allá por el 2008 y el 2009 entraba en Tráfico, se llevaba decenas de expedientes y comenzaba una larga cadena de acusaciones. El tiempo quiso ser cruel con algunos de los que bromeaban con lo de las imputaciones. Ahora están ellos imputados en otras operaciones o lo estarán en breve.

En Lugo hay avalancha de imputados. Uno de ellos es el exsubdelegado. La jueza de uno de los casos de retiradas de multas descubrió que era una especie de santo al que acudían centenares de personas con la misma letanía: «Suso, tes que sacarme a multa». Y Suso (como así se conoce amistosamente a Otero) con fama de buena persona, se mojó y no en agua bendita, precisamente.

La magistrada, en su auto, desgrana las cuentas de un largo rosario de implicados. Algunos casos no dejan de ser curiosos. He aquí algunos.

«Cuestión humanitaria»

No sabe leer ni escribir. Uno de los expedientes calientes es el de un analfabeto. En él aparece la palabra indigente. «Non sei o que son alegacións nin expedientes porque non sei ler nin escribir», dijo el afectado. El exsubdelegado invocó una cuestión humanitaria y la jueza advierte que una persona sin recursos «infrinja la ley de manera tan flagrante» no puede conllevar que se deje sin efecto su sanción por no estar así contemplado en ninguna ley.

Primos, amigos y demás

Salvó el carné. Uno de los imputados es José Otero Gavieiro, primo de Jesús Otero. En su declaración dijo que fue a preguntar cómo podía fijar la fecha de suspensión del permiso de conducir, pero le dijeron que esperara. No supo más. Finalmente le quitaron puntos, pero salvó el carné. Aparece imputado también un pariente del exsenador Lago Lage. Sobre el expediente estaba anotada la palabra «Lucho» como así se conoce al que fue cargo político y del PSOE lucense. En el capítulo de amigos también figura uno del alcalde de Pol. En la denunanotaron: Lino. El exsubdelegado dijo no conocer a este imputado. «Hay varios linos, pero posiblemente sea el alcalde de Pol (también está imputado), declaró Otero en su momento ante la jueza. Otro involucrado alegó ser primo del que era delegado de Presidencia. Ambos acabaron en la lista.

Los políticos

Sobreseimiento exprés. Al que fuera parlamentario socialista y ex gerente del hosptial Xeral, Miguel Fernández, le notificaron una denuncia el 28 de junio de 20087 y se la sobreseyeron el 8 de julio del mismo año. José Luis Raposo, el alcalde de Pedrafita dijo que la multa no era suya sino del conductor del camión municipal. Aclaró que nunca habló con nadie y que la primer noticia la tuvo al ser requerido por el juzgado. El alcalde de Muras explicó que no conocía a Otero; el de Pol negó su participación en los hechos y el de Becerreá dijo que recibió a los padres de un camionero que perdía el trabajo debido a la sanción y que les orientó para que fueran a Tráfico «ya que decían que era otro el conductor del vehículo». Entre los imputados está también el exconcejal del BNG en Sarria, José Luis Castro Páramo.

También los chóferes

Algo curioso. Uno de los imputados, José María Gómez, dijo que la multa correspondía a un coche oficial de la delegación de Medio Ambiente, pero advirtió que no habló con el delegado. Este reconoció que era su chófer y que conocía a otro de los acusados. «En ambos casos, a personas relacionadas con él, constando su nombre (el del responsable de Medio Ambiente), se les sobreseyó el procedimiento», dice la jueza. También multaron dos veces al chófer del que era secretario del Parlamento por conducir el coche oficial con exceso de velocidad. Otero dijo que se había interesado qué recurso cabría para un coche oficial que iba «mangao».

Salvar a la cartera

Repartir cartas sin cinturón. Otra de las imputadas es una cartera que dijo no conocer a los principales cabecillas de la trama. Presentó un pliego de descargo y se lo comentó a un compañero de partido de listas del PSOE, también involucrado, que mandó al exsubdelegado una carta en un folio con membrete de del partido. «No es razonable que trabajando de cartera, cada 20 ó 30 metros tenga que ponerse el cinturón», decía.

Tres denuncias en un día

El clásico «Pos». A uno de los imputados le pusieron tres multas el mismo día: exceso de velocidad, conducir con la autorización caducada y por no tener la ITV del vehículo pasada. Como en el expediente figuraba la inscripción «Pos (por orden subdelegado) le retiraron las tres.

Hasta 4 llamadas

Insistencia. El exjefe de Tráfico dijo que para que no prosperarse la multa de una funcionaria de la Diputación, afiliada al PSOE, recibió hasta cuatro llamadas del exsubdelegado.

También la iglesia

El vicario. Luciano Armas Vázquez, vicario general de la Diócesis está imputado porque supuestamente cayó en la tentación de pedir que le sacaran cuatro multas. Reconoció tener una relación de amistad y vecindad con Otero. Este dijo no recordar que este religioso también pidiera aunque apuntó que era posible que entre la documentación de otras «historias» fueran las denuncias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

«Suso, tes que sacarme a multa»