Cacharro no aceptó que funcionarios de Lugo hicieran proyectos gratis

Formularon la petición por escrito, pero en la Diputación los adjudicaron a unos testaferros de la empresa tapadera


Lugo / la voz

Funcionarios de los servicios técnicos de la Diputación Provincial de Lugo se ofrecieron para hacer proyectos para el organismo provincial, incluso uno de ellos especificó que trabajaría gratis. Sin embargo, el que era presidente de la institución por aquel entonces, Francisco Cacharro Pardo, no aceptó. La redacción de los proyectos fue adjudicada a personas que la policía y el fiscal consideran que eran testaferros de una empresa tapadera.

«A la vista de las numerosas contrataciones de direcciones técnicas de obras y redacción de proyectos que esa Diputación efectúa a técnicos ajenos a esa Administración, con el consiguiente gasto económico y otros perjuicios, el que suscribe hace constar de forma expresa su disponibilidad para ejecutar los trabajos de forma oficial, en la zona que tiene asignada y simultaneándolos con el trabajo que viene realizando, sin coste alguno para esa Diputación», decía el funcionario en una carta al jefe del Servicio de Vías y Obras.

El funcionario en cuestión añadía que con esta medida «se conseguiría un mejor aprovechamiento de los recursos humanos propios, una economía considerable en el gasto, una actuación mucho más coordinada con los restantes servicios y mayor facilidad para las relaciones con los propietarios». Finalizaba la carta diciendo: «Lo pongo en su conocimiento, por si tiene a bien tomarlo en consideración [...] sin tener que recurrir a contratas con técnicos ajenos».

Francisco Cacharro Pardo, el que por entonces era presidente de la Diputación lucense, respondió diciendo que no era posible que los técnicos de la plantilla provincial pudieran asumir la confección de la totalidad de los proyectos, «cuyo número, además, es variable y no resultaría factible ni conveniente disponer de una plantilla suficiente para afrontar la redacción de cualquier número de proyectos que pudieran surgir en una anualidad».

Añadía también el regidor del organismo provincial que comparativamente la Diputación de Lugo «posiblemente sea la Administración que contrata un menor número de proyectos a individuales o consulting».

Entre el año 1990 y 1994, la Diputación de Lugo les otorgó más de mil proyectos a los presuntos testaferros de una empresa tapadera, supuestamente ideada por el que era jefe de Vías y Obras, para conseguir la redacciones de los proyectos y, lo más importante, la dirección de las distintas obras. Las certificaciones de las mismas no llegaron a ser investigadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Cacharro no aceptó que funcionarios de Lugo hicieran proyectos gratis