El Gobierno indulta a tres vecinos de Burela condenados por ruidos

María Cuadrado Fernández
maría cuadrado VIVEIRO / LA VOZ

GALICIA

Fueron sentenciados a prisión por las quejas generadas por su local

27 sep 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

El Ejecutivo concedió un indulto parcial a los tres responsables de un pub de Burela a los que el 27 de diciembre del 2010 la Audiencia Provincial de Lugo condenó como autores de un delito contra el medio ambiente y por los daños ocasionados por los ruidos y vibraciones causados por el local entre el 2007 y el 2010 a una pena de dos años y seis meses de prisión, 16 meses de multa con una cuota diaria de 6 euros a cada uno e inhabilitación especial para la profesión y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo.

Los reales decretos firmados por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, recogen que el indulto permite conmutar la pena privativa de libertad impuesta «por otra de dos años de prisión, dejando subsistentes las penas de multa y de inhabilitación». El acuerdo que el Consejo de Ministros tomó el 24 de agosto a propuesta del ministro cobró cuerpo en los tres reales decretos publicados este martes en el BOE donde se publican los indultos de los integrantes de la sociedad que gestionaba el pub O Rincón do Dez, Alfonso Méndez Ben, Jaime Méndez García y Ángel Méndez Aguiar.

El juicio a los hosteleros se celebró los días 23 y 24 de noviembre del 2010, y era la primera vez que se resolvía un caso de contaminación acústica por la vía penal en la Audiencia. El fallo dio por probadas «las deficiencias de insonorización y aislamiento acústico del local, que acarrearon un elevado número de quejas y denuncias, la mayor parte presentadas por la vecina del piso situado justo encima del local». En su día el fiscal pidió prisión para los dueños del pub por no dejar dormir durante cuatro años a una vecina, que llegó a presentar cien denuncias y que reconoció durante el juicio «que deseaba que todos los días fueran lunes».

La concesión de indultos por estos casos no es nueva. El pleno del Ayuntamiento de Archena (Murcia) pidió en marzo del 2010 el indulto para tres hosteleros condenados por ruidos a dos años y seis meses de prisión. En el caso de Burela, también la corporación acordó solicitar el indulto para sus vecinos, pero el acuerdo nunca trascendió públicamente.