Pachi Vázquez precipita su coronación ante el repliegue de Caamaño y José Blanco

El líder del PSdeG convoca para el sábado el comité del partido que lo proclamará como candidato a la Xunta


santiago / la voz

El secretario general de los socialistas gallegos está a punto de cumplir el sueño que en su círculo más próximo empezó a modelar hace dos años: pelear por convertirse en presidente de la Xunta. Pachi Vázquez, que siempre se vio a sí mismo como un motor diésel «que nin aperta nin afrouxa», como él añadiría, no las tenía todas consigo para que le alcanzara el carburante hasta el 6 de octubre y poder imponerse en unas primarias del PSdeG a rivales como los exministros José Blanco y Francisco Caamaño o el presidente de la Diputación de Lugo, Gómez Besteiro, por citar solo a los que en algún momento evocaron la posibilidad de competir por ser cartel electoral.

En cambio, la decisión de Feijoo de precipitar las elecciones al 21 de octubre le arrojó un salvavidas al de O Carballiño, al desactivar unas elecciones internas del PSdeG de resultado incierto, provocando además que el propio Vázquez acelerase ayer mismo los plazos para ser proclamado candidato a la Xunta en un comité nacional gallego convocado para el próximo sábado.

Retirada de competidores

Claro que para asegurarse de antemano una elección pacífica en el comité nacional, integrado por unas 300 personas, donde tienen un peso específico las ciudades, el exalcalde de O Carballiño necesitaba tener la garantía de que no habría rivales. Y en parte la recibió. Y de la persona que más sombra podía hacerle.

José Blanco telefoneó ayer a Pachi Vázquez para anunciarle su disposición a «cooperar en todo lo necesario para afrontar la próxima campaña electoral y lograr la victoria», dejándole claro que iba a tirar la toalla. En su blog personal, Blanco deja clara su determinación de hacerse a un lado, remarcando que «para ganar fuera, hay que sumar dentro», un llamamiento claro a que todo el partido cierre filas con su líder orgánico.

Algo similar hizo el exministro de Justicia Francisco Caamaño, quien también conversó ayer con Pachi Vázquez para brindarle su apoyo en su propósito de convertirse en candidato a la Xunta, confirmándole además que renunciaría, como tenía previsto, a hacerse él mismo con este puesto.

Opción de cambio

Así las cosas, el escenario se le despeja al exconselleiro de Medio Ambiente para convertirse en el adversario de Feijoo. «Voulle meter un susto que se vai a acordar», les espetó Vázquez con su particular tono correoso a personas de su entorno. Y ya en rueda de prensa remarcaba que las elecciones anticipadas son «unha oportunidade», dijo, para el cambio y para acelerar también la salida del PP de San Caetano y para «sacar adiante unha política nova» que permita cambiar «a senda do sufrimento pola do crecemento».

El líder del PSdeG dirigirá su campaña a mostrarle a la ciudadanía las vías de agua del proyecto de Feijoo y los recortes sociales que ha llevado a cabo en estos tres años. Esta es sin duda la mayor fortaleza de los socialistas para afrontar el proyecto: quien gobierna, quien toma las decisiones políticas ahora es el PP, son Rajoy y Feijoo, y por tanto intentarán que sean también ellos los que carguen con el desgaste político. Pero entre las debilidades está el viacrucis que le queda al PSdeG por delante para preparar las listas electorales, en las que habrá muchos oponentes internos sacrificados. Desde el polo adversario de Vigo ya avisan: «Sería una irresponsabilidad dejar que Feijoo escoja a nuestro candidato».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Pachi Vázquez precipita su coronación ante el repliegue de Caamaño y José Blanco