«Non hai moito onde rascar»


santiago

José Liñares, gerente del hotel Costa Vella, coincide con otros compañeros del ámbito hotelero al afirmar que hay un desplome del sector. Sin embargo, cree que la caída no afecta a todos por igual. «Os datos non coinciden en todos os hoteis», dice.

En su opinión la bajada depende mucho del tipo de cliente al que esté orientado el negocio, y cifra el descenso medio del sector en un 10 %, algo que no le sorprende: «É comprensible o descenso. O turismo que se achega a Santiago é un turismo vacacional de carácter nacional, que está moi deprimido».

A pesar de la crisis, sin embargo, sus tres establecimientos consiguen mantener el tipo. Solo tienen 14 habitaciones cada uno, lo que ayuda a que la caída no sea tan drástica porque son más fáciles de llenar. De hecho confirma que «baixou a demanda, pero non tanto a ocupación», así que por ahora mantendrá los precios. Aun así, es consciente de que «non hai moito onde rascar» y que lo peor está por llegar.

«O que nos dá medo é a tempada baixa», concluye, pues de la oferta cultural que aseguraba la ocupación durante el invierno «lamentablemente non queda nada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags

«Non hai moito onde rascar»