«Non hai moito onde rascar»

lorena franco bouza SANTIAGO

GALICIA

12 ago 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

José Liñares, gerente del hotel Costa Vella, coincide con otros compañeros del ámbito hotelero al afirmar que hay un desplome del sector. Sin embargo, cree que la caída no afecta a todos por igual. «Os datos non coinciden en todos os hoteis», dice.

En su opinión la bajada depende mucho del tipo de cliente al que esté orientado el negocio, y cifra el descenso medio del sector en un 10 %, algo que no le sorprende: «É comprensible o descenso. O turismo que se achega a Santiago é un turismo vacacional de carácter nacional, que está moi deprimido».

A pesar de la crisis, sin embargo, sus tres establecimientos consiguen mantener el tipo. Solo tienen 14 habitaciones cada uno, lo que ayuda a que la caída no sea tan drástica porque son más fáciles de llenar. De hecho confirma que «baixou a demanda, pero non tanto a ocupación», así que por ahora mantendrá los precios. Aun así, es consciente de que «non hai moito onde rascar» y que lo peor está por llegar.