Acoplamiento perfecto en Langosteira

La carga del «Canberra» abre la colaboración entre el Puerto coruñés y Navantia


a Coruña / la voz

El hecho de que fuera un encargo para un país súbdito de la realeza británica, Australia, ayudó a que la escaleta de maniobras realizadas ayer en el puerto exterior coruñés se cumpliera sin ningún retraso, pese a que la operación de carga del buque de proyección estratégica Canberra sobre el barco Blue Marlin fuera compleja y también la primera que se efectuaba en la nueva dársena coruñesa. Langosteira se estrenó ayer con una operación llamativa, que sirvió, debido a su singularidad y seguimiento, como el mejor reclamo publicitario para el puerto exterior coruñés, que está inmerso en una gran campaña de promoción para buscar nuevos operadores.

El Canberra, realizado en Navantia para la Armada australiana y que llevaba desde la tarde del viernes atracado en Langosteira, fue conducido, antes de las siete y media de la mañana, por remolcadores desde el muelle a la zona donde estaba fondeado y ya semihundido 25 metros el Blue Marlin, del que únicamente sobresalían del agua en la popa el puente y en la proa dos plataformas a los costados. A las ocho, con una precisión casi milimétrica, se inició la maniobra de carga, que duró una hora y media, hasta dejar el barco australiano en la posición adecuada que permita su posterior traslado. A partir de ahí, el Blue Marlin comenzó a bombear el agua de lastre contenida en los tanques para finalizar su reflotación, por la tarde. Para realizar esta operación hubo que construir una cama de transporte de acero de 750 toneladas para que ninguno de los buques resultara dañado. Esa estructura de refuerzo permite que el barco de carga soporte encima un casco con un voladizo de 45 metros.

El presidente de la Autoridad Portuaria coruñesa, Enrique Losada, reconoció después de contemplar la maniobra que el de ayer fue «un buen día» para el puerto coruñés tras sumar su primera operación con éxito, y destacó que con ello se demuestra la operatividad de Langosteira, «un puerto que no tienen comparativo en cuanto a explanadas y en cuanto a calados en toda la fachada atlántica». También el director de Navantia, Esteban Vilasánchez, se refirió a las especiales características técnicas de Langosteira como uno de los motivos por los que fue elegido para la operación, que destacó que «es fruto de un esfuerzo colectivo que ha conseguido un buque señero de tecnología prácticamente nacional y un símbolo de exportación a un país de primera línea». Dijo que si no existiera el puerto coruñés, la alternativa era elegir un día de mar calma y realizarla en la ría de Ares. También, apuntó que el acto de ayer fue la «demostración palpable de las sinergias» entre Navantia y la Autoridad Portuaria coruñesa, a lo que se mostró abierto en un futuro, y «un ejemplo claro de que se utilizan todas las capacidades de la zona».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
62 votos

Acoplamiento perfecto en Langosteira