santiago / la voz

Los proyectos políticos emprendidos por Máis Galiza y el Encontro Irmandiño se han distanciado hasta tal extremo que, a día de hoy, todo apunta a que los que fueran socios en la última asamblea del Bloque no tendrán otra opción que concurrir a las próximas autonómicas en una coalición electoral de dos polos.

El partido liderado por Xoán Carlos Bascuas, Máis Galiza, se ha desmarcado del Novo Proxecto Común (NPC), que aglutina al beirismo y a la izquierda más soberanista y que se cimenta sobre la teoría constructiva de abajo hacia arriba, donde son los asambleas de base, conformadas por ciudadanos, las que deciden el modelo. Máis Galiza forma parte de una iniciativa bautizada como Compromiso por Galicia, donde hay escindidos del BNG, pero caras nuevas, como Rafael Cuíña (Acción Galega) y otras fuerzas muy minoritarias de centroderecha galleguista, como Alternativa Popular Galega, Partido Galeguista Demócrata y Terra Galega.

La plataforma la completan Espazo Ecosocialista (Xoán Hermida) y Acción Galega (Xosé Manuel Pérez Bouza). Una iniciativa ideológicamente heterogénea, a caballo entre el nacionalismo y el galleguismo, y donde la moderación y el centrismo ha ido ganando terreno. Justo todo lo contrario de lo que ha ocurrido en el NPC, en las coordenadas del soberanismo y la izquierda, y donde participan fuerzas independentistas, como Causa Galiza y la Frente Popular Galega.

Una realidad que proyecta dos polos muy distintos, en la que la convergencia orgánica de aquí a las autonómicas es prácticamente inviable. Y cuyo proceso está marcado por la premura del tiempo, donde todos saben que no hay espacio para tres ofertas electorales nacionalistas.

El NPC celebra el próximo 14 de julio su asamblea nacional constituyente, a la que no está prevista la asistencia de Compromiso por Galicia. Nada hace presagiar tampoco a día de hoy que Compromiso por Galicia y el NPC vayan a celebrar juntos el 25 de julio, lo que acentuaría todavía más ante la sociedad una imagen de división contra la que habría que luchar después en caso de que fraguara una coalición.

En este escenario, marcado por las dudas, el Bloque sigue a lo suyo. El pasado miércoles, la secretaria de Organización, Montse Prado, presentó el lema con el que el frente concurrirá a la conmemoración del Día da Patria Galega: «Resgata os teus dereitos; en bloque podemos». Con la crisis como telón de fondo, el frente ha escogido el 25 de julio como una nueva fecha para exhibir «músculo» sobre su capacidad de convocatoria y su poder para sumar adhesiones, después de la convención electoral celebrada en Santiago en mayo para lanzar a su nuevo cabeza de cartel, el todavía diputado Francisco Jorquera. Serán el candidato a la Xunta y el portavoz nacional, Guillerme Vázquez, quienes compartan el papel protagonista en el nuevo modelo bicéfalo de la organización.

Con esta convocatoria, el frente hace una llamada a los ciudadanos para movilizarse contra los efectos de la crisis y contra las soluciones propuestas, que, según la organización, atentan contra los intereses de la mayoría social, tal y como ha denunciado Montse Prado. El lema servirá al frente para presentarse también como la única alternativa nacionalista a las políticas emprendidas por el Partido Popular tanto en España con Rajoy como en Galicia con Feijoo y que, según el BNG, abocan a la mayoría de los ciudadanos a una situación de necesidad cada vez mayor. Como si nada ocurriera en el espacio nacionalista más allá de sus lindes, el Bloque afronta el nuevo escenario político con la máxima de ignorar a sus competidores. El objetivo, reafirmar su exclusividad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Máis Galiza e «irmandiños» van hacia la coalición