Galicia luce el mayor lago de España

Endesa negocia con la Xunta los usos del embalse que creó en la antigua mina de As Pontes


ferrol / la voz

Durante cuatro décadas, del enorme cráter en el que se convirtió la mina a cielo abierto de Endesa en As Pontes se extrajeron más de 260 millones de toneladas de carbón con el que se generó calor y electricidad en el país y también 700 millones de metros cúbicos de material estéril. La huella de esa intervención, que fue fuente de generación de ingresos y recursos en la villa, dejó un enorme agujero de 288 metros de profundidad, que tras cuatro años de intensos trabajos y un ambicioso proceso de recuperación ambiental, se ha convertido en el mayor lago de España y uno de los mayores de Europa. Ayer, Endesa lo puso en valor en una ceremonia presidida por el presidente de la compañía, Borja Prado; el jefe del Ejecutivo autónomo, Alberto Núñez Feijoo; los conselleiros de Industria y Medio Ambiente, Javier Guerra y Agustín Hernández, y el alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso.

El máximo responsable de la primera eléctrica del país, Borja Prado, aseguró que, con la intervención, Endesa logró «la cuadratura del círculo, al convertir una mina de carbón agotada en una fuente de prosperidad y riqueza durante siglos». El embalse, con 18 kilómetros de perímetro, cinco kilómetros de largo, una profundidad de 200 metros y una lámina de agua equivalente a la ciudad de A Coruña, fue calificado por Borja Prado como «una esperanzadora paradoja de la historia» para un gigante de la producción energética en España, que en esta ocasión inauguró «un espacio que no consume, sino que produce recursos naturales».

Con una playa de 30.000 metros cuadrados de superficie y varias islas, el lago se llenó, siguiendo el modelo aplicado por ingenieros alemanes en ese país, con agua de lluvia y aportaciones de varios ríos, entre ellos el Eume. Por ello, ha comenzado a recibir ya peces como bogas y truchas y también distintas aves.

Pese a haberse completado con 547 hectómetros de agua, los usos del embalse, que será cedido por Endesa a la Xunta, aún están por definir. El presidente del Gobierno gallego aseguró que ya cuentan con los estudios de Aguas de Galicia que acreditan la calidad y potabilidad del agua y que está ya en desarrollo un plan territorial integrado, que planificará el futuro de la zona y delimitará las actividades que podrán realizarse en el «gran lago azul», como lo calificó Feijoo. Un espacio que, añadió, dota a As Pontes de «una oportunidad ambiental, turística y paisajística sin parangón en Europa».

Aunque las conversaciones aún no están cerradas con Endesa -ayer mismo, tras la ceremonia de inauguración llevada a cabo en la playa, responsables autonómicos y de la empresa mantuvieron un encuentro privado-, Núñez Feijoo dejó claros algunos de los posibles usos: deportes náuticos, la pesca e incluso el turismo de playa, aunque sin olvidar nuevos proyectos industriales. «Esto es un ejemplo de que es posible convertir un problema en una oportunidad», reseñó, al recordar que, además del lago, Endesa transformó la enorme escombrera en donde apilaba el material de desecho de la mina en un enclave natural de 1.200 hectáreas.

Endesa destinó 35 millones de euros en la intervención medioambiental en la zona, llamada a capitalizar de nuevo «el crecimiento económico a través de la gestión sostenible de la energía y el agua».

El alcalde de As Pontes, Valentín Gómez Formoso, mostró su confianza en que el lago, «hijo de la mina e hijo de nuestra historia», no solo sirva de revulsivo para el ocio y el turismo en una villa eminentemente industrial, sino que dé cobijo a otros proyectos empresariales. De hecho, la empresa estudia ya la posibilidad de poner en marcha una nueva central energética de bombeo de agua en el entorno del lago.

El embalse, de 18 kilómetros de perímetro, tiene una playa y dos pequeñas islas

La Xunta pactará con la empresa un plan con las actividades posibles en el lago

Votación
35 votos

Galicia luce el mayor lago de España