Las casas nido ya son una realidad en Galicia a nivel privado


Una de las medidas que quiere poner en marcha la Xunta para favorecer la conciliación laboral y familiar son las casas nido en las zonas rurales: viviendas particulares en donde una persona con formación acoge a un número pequeño de niños. Navarra es pionera en un modelo similar con las llamadas casas amigas, en este caso con un máximo de cuatro niños por hogar, horarios flexibles y cobertura durante todo el año.

A nivel estatal existe también una asociación reconocida por el Ministerio de Justicia en el 2006, Madres de Día, cuyo objetivo es muy similar: que los menores de tres años, cuando sus padres tienen que trabajar, permanezcan en un entorno muy similar a su hogar. En Galicia ya hay varias iniciativas similares como la de Noelia Prieto en O Milladoiro (Ames). Una de las diferencias que establece con una escuela infantil es que no hay un horario de actividades establecido, sino que trata de reproducirse el día a día del menor en su casa, con juegos y actividades si el bebé quiere.

Ritmo lento

Noelia explica que en las guarderías hay más niños y existe un objetivo de estimulación educativa claro, mientras que en estos hogares el ritmo es «máis lento, propio dun neno da súa idade». Es una opción, muy extendida en países como Alemania, Inglaterra o Francia, a la que recurren sobre todo las madres en el momento en el que deben incorporarse al trabajo, es decir, cuando el bebé tiene pocos meses.

Otro modelo vinculado al hogar que se incluye en el plan de la Xunta es la atención a domicilio, como se hace con las personas dependientes mayores, pero para pequeños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Las casas nido ya son una realidad en Galicia a nivel privado