El 15-M revive en Galicia con 25.000 indignados

Vigo, A Coruña, y Santiago vivieron las protestas más multitudinarias

LA VOZ

Las principales ciudades gallegas volvieron ayer a llenarse de ciudadanos indignados protestando contra la actual situación socioeconómica y reviviendo el movimiento que hace un año sacó a las calles a cientos de miles de personas en toda España. En total, en Galicia participaron alrededor de 25.000 personas en las diferentes convocatorias. La más numerosa fue la que se celebró en Vigo, rescatando a la mayor parte de los ciudadanos que participaron en las movilizaciones del año pasado. Alrededor de once mil personas, según la Policía Local, recorrieron las principales calles de la ciudad olívica con una completa representación de parados, hipotecados, estudiantes y clase media que corearon consignas como: «Tengo una carrera y solo me dan mortadela». La amplia columna de manifestantes tardaba más de 20 minutos en pasar de la cabeza a la cola.

En Santiago se dieron cita alrededor de cinco mil personas que prácticamente llenaron la plaza del Obradoiro al final de la marcha. Allí se celebró una asamblea con micrófonos abiertos, una de las principales singularidades del 15-M. El ambiente festivo fue la nota generalizada. No solo en Santiago sino en toda Galicia, donde la presencia de gente joven fue mayoritaria, pero no exclusiva. Manifestantes de mediana edad e incluso jubilados apoyaron las marchas de ayer. En Santiago se coreaba: «O próximo parado que sexa un diputado».

En A Coruña se dieron cita unas cuatro mil personas que completaron también una larga marcha desde la plaza de A Palloza hasta María Pita. Por el camino, los indignados iban colgando carteles de «Banca pública» en los escaparates de las oficinas bancarias. Hubo también una sentada en la plaza del Obelisco, donde se produjo la acampada el año pasado y cuya utilización fue reivindicada por los indignados que, avisaron, celebrarán actividades en ese espacio durante los próximos cuatro días. Ayer, a partir de medianoche, estaba prevista allí una concentración.

La convocatoria de Pontevedra también fue multitudinaria, con la presencia de unos dos mil manifestantes que acabaron en la Alameda después de una marcha en la que no dejaron de corear consignas contra los recortes. La más celebrada fue precisamente la que, con la música de la Rianxeira, cantaba «Chourizos veñen, chourizos, veñen e van...». Como en el resto de las convocatorias desarrolladas en Galicia, la de Pontevedra se completó sin ningún tipo de incidentes.

Ciudades pequeñas

El resto de las manifestaciones y concentraciones celebradas en Galicia tuvieron una respuesta más limitada. En Ourense se dieron cita unas 1.100 personas, según la Policía Local. En Lugo, fueron alrededor de medio millar los que efectuaron una larga marcha por el centro de la ciudad y sobre la muralla, dedicando tiempo también para una pequeña sentada frente al edificio de la Xunta. Por la mañana se había celebrado una asamblea con micrófonos abiertos en coincidencia con la presencia de otros colectivos en la plaza Mayor de Lugo. En Ferrol no hubo marcha pero sí concentración en la plaza de Armas, de la que participaron alrededor de dos centenares de personas.

En otras villas y ciudades de Galicia como Ribadeo, Monforte o Chantada, también hubo concentraciones, aunque más escasas. Las movilizaciones se mantendrán durante los próximos días.

Votación
27 votos

El 15-M revive en Galicia con 25.000 indignados