Absuelto por falta de pruebas el acusado del fuego de Cotobade

La magistrada pontevedresa ni dejó que el jurado deliberase un veredicto


Pontevedra / La VOz

En una decisión sin precedentes en la provincia de Pontevedra, la magistrada Cristina Navares se acogió a una facultad excepcional que prevé la Ley del Jurado y optó por disolver el tribunal popular que debería dictaminar si Serafín Pardiñas Pérez fue la persona que en agosto del 2006 inició un fuego forestal en Cerdedo que, a la postre, provocó la muerte de dos mujeres en Cotobade. De este modo, llegó a la conclusión de que, tras tres días de juicio, no se había acreditado la existencia de prueba alguna de cargo que pudiese fundamentar una condena, por lo que absolvió al imputado.

Los nueve miembros del jurado ni tuvieron ocasión de retirarse a deliberar un veredicto.

La magistrada reconoció que, en aquellas fechas, se produjo un incendio de «una magnitud extraordinariamente grave y de consecuencias desmedidas» en el que perecieron dos personas. Sin embargo, recordó que lo que se estaba dilucidando era si el imputado podía ser el autor o no del fuego, y reiteró que no existían indicios.

La decisión cayó como un jarro de agua fría entre las acusaciones. El fiscal reaccionó de inmediato defendiendo que, si bien no se acreditaron pruebas directas, sí que se dispone de indicios que, supuestamente, señalarían al encausado. Además, anunció la interposición de un recurso frente al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y, llegado el caso, ante el Supremo.

Por su parte, el representante legal de la familia de las víctimas, Miguel Lamela, precisó que aún tendría que reunirse con sus clientes para decidir la estrategia a seguir. En todo caso, y a diferencia de lo que interpretó la magistrada, el abogado entendió que no se está «ante un caso de ausencia de prueba. Si es un caso o no de insuficiencia de prueba debería haberlo determinado el jurado».

En todo caso, adujo en que «hay suficiente prueba para condenar o, por lo menos, para valorar». Asimismo, insistió en que «la falta de diligencia [en las labores de extinción] ha quedado suficientemente acreditada y hablaré con mis clientes para ver lo que piensan hacer a partir de ahora».

Se da la particularidad de que la magistrada dio a conocer su resolución instantes después de que las acusaciones y la defensa hubiesen elevado a definitivas sus peticiones iniciales de pena. De este modo, la Fiscalía y la Xunta mantuvieron su petición de cinco años de prisión por un delito de incendio forestal en concurso ideal con dos homicidios imprudentes, mientras que la acusación particular solicita quince años por el cargo de incendio y cinco por los dos delitos de homicidio por imprudencia.

Posible reparación económica

De igual modo que el representante de la familia de las fallecidas tiene que analizar la posibilidad de interponer un recurso, el abogado defensor, Benjamín Fernández-Novoa Valladares, no descarta solicitar algún tipo de reparación por el año que Serafín Pardiñas permaneció recluido en el centro penitenciario de A Lama en prisión provisional. Sobre esta cuestión, dejó claro que solo tomarán una decisión al respecto una vez se declare firme la absolución.

En cualquier caso, el abogado aseguró que la decisión de la magistrada no le cogió por sorpresa, ya que «non había ningunha proba e non podería seguir o xuízo adiante. A maxistrada tomou a decisión xusta e a corresponde a dereito». Asimismo, remarcó que existe jurisprudencia del mismo Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que avala este tipo de resoluciones.

Estuvo recluido del 1 de septiembre del 2006 al 14 de septiembre del 2007

12

Meses en prisión provisional

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Absuelto por falta de pruebas el acusado del fuego de Cotobade