Aceptada a trámite la primera Lei de Montes, con durísimas críticas de la oposición

La socialista Sonia Verdes no dudó en calificar la norma de «incendiaria»

la voz

El pleno del Parlamento aceptó ayer a trámite, y solo con los votos del PP, el proyecto de Lei de Montes de Galicia, el primero de estas características que pueda ver la luz, debido a que un texto similar impulsado a finales del 2008 por el anterior Gobierno bipartito no pudo aprobarse por la convocatoria de las elecciones. El texto está llamado a reordenar la superficie forestal gallega, que abarca dos tercios del territorio de la comunidad, fijando límites a la segregación de parcelas y reformando de paso la normativa de prevención contra los incendios forestales.

Es precisamente la vocación que tiene este texto de reformar la ley contraincendios contra lo que dirigieron sus críticas los grupos de la oposición, hasta el punto de que la socialista Sonia Verdes no dudó en calificarla de «incendiaria», lo que exasperó en su escaño a la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana.

Perímetro de seguridad

El proyecto de la Lei de Montes, de hecho, reduce de los 100 a los 50 metros la franja de seguridad de vegetación controlada alrededor de las zonas habitadas, normalmente aldeas o pequeños núcleos de población. De igual modo, disminuye el tamaño del perímetro en el que se vetarán las especies pirófitas que favorecen la propagación de las llamas, como las acacias o los pinos, que pasarían de una franja de 50 a una de 30 metros.

«É unha lei incendiaria, que achega o lume ás casas e que aumenta o risco», manifestó Sonia Verdes, quien también reprochó que el texto le dé, en su opinión, un hachazo a las políticas de desarrollo rural y renuncie a «revertir as grandes eivas» del sector forestal, como sería el abandono o el minifundismo.

También la nacionalista Tereixa Paz cuestionó el proyecto, contra el que el BNG presentó un texto alternativo inspirado en el que se redactó en la etapa del bipartito. Paz denunció que el texto del PP «aposta por un modelo colonial» que, a su juicio, favorecería que vinieran a Galicia empresas foráneas a plantar especies de crecimiento rápido como las mimosas. Y además, insistió, «fulmina a política de prevención de incendios forestais» construida en los últimos años.

Aprovechamiento del monte

La conselleira de Medio Rural tomó la palabra en la tribuna de oradores para defender el proyecto, destacando que su objetivo consistía en «asegurar o aproveitamento do monte» a partir de su «sustentabilidade económica, social e ambiental». Rosa Quintana puso de relieve que la norma es el producto de más de dos años de trabajo y de debate en el seno del Consello Forestal, y puso en valor las medidas que recoge el texto para combatir el abandono de la superficie forestal, vincular más a las comunidades con la gestión de los montes y las recetas que recoge para combatir el minifundismo.

El texto abre la puerta a que se pueda reforestar superficie agraria útil, siempre que esté abandonada, e impide que se segreguen parcelas forestales por debajo de las 15 hectáreas. También impulsa las sociedades de fomento forestal, las llamadas Sofor, y recoge medidas de reinversión tras las talas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Aceptada a trámite la primera Lei de Montes, con durísimas críticas de la oposición