La Xunta limpia los cauces de los regatos que discurren por las zonas quemadas

lA voz

A pesar de la intensa lluvia caída durante el día de ayer en la comarca, no se ha producido ningún vertido de los restos de las zonas quemadas de las fragas al río Eume. La Consellería de Medio Ambiente, a través de Augas de Galicia, puso en marcha tras el incendio un programa especial de vigilancia para controlar la calidad del agua del río del del que se abastece el municipio de Pontedeume y parte del de Cabanas. El organismo autonómico ha dispuesto cinco estaciones de control provisionales a lo largo del caudal que, según informan fuentes oficiales, realizan análisis de la calidad del agua cada cinco minutos para que, en el caso de que se detectase alguna anomalía, la Dirección Xeral de Conservación da Natureza, el Concello de Pontedeume y a Aquagest puedan adoptar las medidas oportunas para garantizar el abastecimiento. No obstante, según informan fuentes municipales, los depósitos de almacenamiento se mantienen completos por si se produjese alguna filtración, lo que permitiría abastecer a los vecinos entre uno y tres días, además del agua que se capta desde la traída de A Chancela.

Entre las primeras medidas que se están llevando a cabo para que no se produzcan vertidos de sedimentos al río, indica el alcalde de A Capela, Manuel Meizoso (PSOE), operarios autonómicos trabajan limpiando los cauces de varios regatos naturales que discurren por la zona quemada para retirar desperdicios del incendio, como ramas quemadas, y garantizar que no se desbordan captando cenizas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La Xunta limpia los cauces de los regatos que discurren por las zonas quemadas